SOCIEDAD EN EL PARQUE SARMIENTO DE LA CAPITAL PROVINCIAL

Córdoba tuvo su Festival Mundial del Choripán

Los casi 50 mil asistentes degustaron versiones clásicas, gourmet, vegetarianas y hasta una molecular. El sándwich clásico argentino recibió su homenaje con un himno propio.

PERFIL COMPLETO

Foto:Sebastián Salguero

El tercer Festival Mundial del Choripán celebró ayer en Córdoba al más argentino de los sándwiches con una competencia que mezcló opciones clásicas y gourmet en el Parque Sarmiento de Córdoba. La misión: coronar al mejor choripán del país, con participantes de varias provincias. Al cierre de esta edición, unas 50 mil personas esperaban ese veredicto en el Parque Sarmiento de la capital provincial.

“¡El choripán es cordobés!”, aseguraba Luis, el asador del puesto El Chiringuito. Hay quienes adjudican a la provincia mediterránea la autoría del sándwich, y “el entusiasmo del público local así lo demuestra: en 2014 vinieron 15 mil personas; y el año pasado ya eran 40 mil. El choripán es el elemento gastronómico que nos define, junto con el fernet”, dijo a PERFIL Ramón Mestre, intendente de Córdoba.

Este año, el certamen reunió treinta puestos con choripanes de distintos acentos: los asadores llegaron de Buenos Aires, Neuquén, Mendoza, la misma Córdoba, La Pampa, e incluso había un contingente de Rotterdam, Holanda, que se declararon expertos en el arte de asar.

Pero un sándwich de pan, chorizo y pan no es la única fórmula posible. Los diez carritos gourmet, de los restaurantes más exclusivos de Córdoba, revolucionaron la tradicional ecuación con sabores exóticos. Ofrecieron, entre otras rarezas, un “choripán molecular”, una opción vegetariana –hecha de garbanzos con pepino, huevo duro, berenjenas fritas y salsa de pasta de sésamo–, una versión alemana con chucrut de manzana verde y reducción de Merlot, y una árabe, de carne de ternera y trigo burgol con especias sobre pan pita.

El ganador del año pasado, La Rambla Gastrotienda, compitió con un embutido de puro cerdo, con fondue de queso, chimi de zapallo asado y crocante de tortilla de maíz. Los precios de los sándwiches promediaban los $ 60. La novedad: el Himno al Choripán, que fue presentado durante la noche.



Gabriella Botello