SOCIEDAD OTRO TERAPEUTA EN PROBLEMAS

Corsi dejó Marcos Paz y está detenido en una cárcel del sur

Fue trasladado al penal de General Roca, en la provincia de Río Negro. Hace terapia y pasa varias horas leyendo en la biblioteca.

El psicólogo Jorge Corsi, condenado por abuso de menores, fue trasladado el 5 de enero pasado desde el penal de Marcos Paz –de alta y máxima seguridad– a la Unidad 5 de General Roca, en Río Negro.

En febrero de 2012, Corsi fue condenado a tres años de prisión efectiva por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 11. Y, aunque ya cumplió ocho meses en prisión, es decir, tres cuartas partes de la condena, no logra acceder al beneficio de libertad condicional, debido a que las pericias psicológicas desaconsejaron el beneficio. Sin embargo, consiguió un mejor alojamiento. Ahora, pasa sus días a varios kilómetros de distancia de la Ciudad de Buenos Aires. Corsi se refugia en una especie de anonimato, mientras insiste en ser liberado.
La unidad tiene ocho pabellones. El psicólogo condenado por abuso de menores logró esquivar el destinado a los internos penados por delitos sexuales y, en cambio, ocupa el sector conocido como “Viejo Matías”, el pabellón que aloja a adultos mayores.

El pabellón en el que vive el terapeuta está ubicado al lado de la escuela y del sector médico. Tiene capacidad para diez camas y un baño. Es considerado como “tranquilo” por el resto del penal.

Un informe de la Procuración Penitenciaria de 2006 consideró que “Viejo Matías” está en “buenas condiciones estructurales y en perfectas condiciones de higiene”.

El especialista en violencia y abuso tiene una rutina aceitada: todos los días cumple con jornada laboral, concurre al tratamiento psicológico que le impuso la Justicia y asiste con frecuencia a la biblioteca. Según sus propios compañeros de encierro, la convivencia “es buena”. Incluso se preocupan por la salud del terapeuta, quien habría sufrido afección cardíaca semanas atrás.

Fuentes judiciales indican que Corsi no acepta su patología, razón que le impide acceder al beneficio de libertad condicional, ya rechazado el 12 de septiembre pasado por el juez de ejecución penal Axel López. PERFIL logró comunicarse con el ex profesor de la UBA. Molesto por el llamado, rechazó el diálogo. “No voy a hacer declaraciones por orden de mi abogado”, argumentó antes de cortar.



Cecilia Di Lodovico