SOCIEDAD CORRIENTES

Crean un comité de crisis para ‘futuros inundados’

Ayuda a evacuar a aquellas familias que viven en las zonas donde se esperan picos en los niveles de agua.

Foto:Gentileza municipalidad de Corrientes

Casi cien personas fueron evacuadas ayer en la capital de Corrientes por prevención ante la crecida del río Paraná, ya que se estima que entre hoy y mañana alcanzará el pico máximo, que rondaría entre los 8,10 y 8,50 metros. Ante ese panorama, la Municipalidad local creó un comité de crisis integrado por unas 500 personas que ya comenzó con las tareas de evacuación de las familias que viven en los diez barrios ribereños que podrían ser los más afectados cuando llegue el agua. Además, se prepararon diez centros de evacuados con capacidad para unos 1.500 personas.

“Armamos un plan de contingencia a través de un sistema informativo georreferencial que nos permite establecer las zonas donde se espera el pico, y así saber cuál es la franja donde potencialmente se inundarían las familias”, explica Nancy Sand Giorasi, secretaria de Desarrollo Comunitario del Municipio. “Desde hace dos días estamos recorriendo esa franja, dándole la posibilidad de traslado con antelación a la familia completa, con sus cosas”, agrega la funcionaria, que admite que muchos no quieren dejar sus hogares por miedo a que les roben. Al momento, veinte familias ya están resguardadas.
Corrientes es una de las provincias donde más énfasis se puso luego de que comenzara a bajar el caudal del río que desde el lunes afectaba a Misiones. Hasta ahora, según Télam, se evacuaron 139 familias en toda la provincia. Las zonas más afectadas fueron las más cercanas a la represa Yacyretá, que a principios de esta semana abrió sus compuertas para liberar el caudal de agua, que llegó a acumular casi 50 mil metros cúbicos por segundo. Las islas de Apipé y de Ituzaingó, que se encuentran frente a la represa, se inundaron casi en su totalidad.

El gobernador correntino, Ricardo Colombi, criticó la decisión de abrir las compuertas de la represa por considerar que no hay obras de infraestructura que eviten que las zonas aledañas se inunden. “La entidad binacional (Yacyretá) para Corrientes es nefasta, porque no se ha hecho ninguna obra de infraestructura que permita paliar en parte situaciones como las que hoy estamos viviendo”, sostuvo en declaraciones radiales. Paso de la Patria, Itatí e Itabaté, son otras zonas donde el agua ya superó los seis metros, por encima de los niveles de alerta.

También en Chaco, Entre Ríos y Santa Fe(ver aparte), cuyas zonas costeras son las potenciales afectadas por la creciente del Paraná, se prepararon planes de contingencia para prevención.

Sigue cerrada la Garganta del Diablo
En las Cataratas del Iguazú aún permanece cerrado el acceso a la Garganta del Diablo, mientras esperan que baje el nivel del río Iguazú, que alcanzó su pico máximo el lunes, con un caudal de 46 mil metros cúbicos por segundo. Al momento, bajó a diez mil metros cúbicos, pero lo normal es que sean dos mil. Esperan para lunes o martes poder ingresar al circuito de la Garganta de Diablo para evaluar las consecuencias de la crecida, y su posterior apertura al público. El miércoles al mediodía el Parque Nacional volvió a contar con su cantidad habitual de visitantes –unos tres mil por día–. El caudal de 2014 fue histórico, ya que la máxima de los últimos treinta años se había registrado en los 90, con 33 mil metros cúbicos por segundo.



Josefina Hagelstrom