SOCIEDAD FUNCIONARá EN 2018

Crean una app para detectar los lugares para estacionar en la calle

Con ella también se podrá abonar y renovar el tiempo de estadía desde el celular. Los espacios pagos sumarán 80 mil en distintas zonas de la Ciudad.

Ejemplo. La máquina que funciona en Madrid sirve para reservar y pagar el espacio de parking que se usará luego en la vía pública. La aplicación local en desarrollo determinará cuántos lugares libres hay en cada cuadra.
Ejemplo. La máquina que funciona en Madrid sirve para reservar y pagar el espacio de parking que se usará luego en la vía pública. La aplicación local en desarrollo determinará cuántos lugares libres hay en cada cuadra. Foto:aballay

Desde mediados del año que viene, el estacionamiento en la Ciudad sufrirá un cambio radical: los porteños dejarán de perder tiempo buscando un ansiado –y casi imposible de encontrar– espacio para dejar el auto en la calle.

Con la entrada en vigencia, en julio próximo, del futuro sistema de estacionamiento regulado, se podrá pagar y buscar lugar para dejar el vehículo desde una aplicación en los celulares. De esta manera, y con un simple clic, se resolverá uno de los principales inconvenientes que sufren los automovilistas.   

Según estudios realizados por la Secretaría de Tránsito porteña, los automovilistas dedican un 20% de su viaje a encontrar un lugar para estacionar. Desde la aplicación, se podrá renovar el tiempo de estacionamiento de manera remota y acceder a un “mapa de oferta” para conocer la disponibilidad de espacios libres en la vía pública, agilizando el proceso. Así, los vecinos podrán conocer con anterioridad la ocupación de la zona hacia donde se dirigen, planificar su traslado y tomar decisiones basadas en información en tiempo real.

Una vez en funcionamiento el sistema, se prevé que al estacionar un auto y ocupar un espacio en la vía pública, los vehículos enviarán la información a un software de administración central que reflejará la ocupación de cada cuadra en la aplicación. Así, los autos que se encuentren buscando un espacio libre podrán optimizar su recorrido, previendo el lugar que utilizarán.

Los agentes de tránsito, en tanto, podrán controlar de manera automática el tiempo de los autos estacionados en los lugares habilitados. Con un celular especial, podrán verificar los datos y si están en infracción o no.

El futuro sistema también incluye el recambio de las actuales tickeadoras por 2.200 terminales multipropósito, multiespacio y autónomas, tales como las que se utilizan en otras ciudades del mundo (ver aparte).

Estas terminales permitirán el pago con tarjeta de crédito, débito y SUBE. De esta manera, se reemplazará el ticket de papel por una factura digital. El sistema avisará con un mensaje al celular que el estacionamiento está por vencerse. Además del estacionamiento medido, también se podrá pagar algunos servicios como ABL o patentes.

En las próximas semanas, en tanto, se sabrá qué empresa ganó la licitación internacional para el desarrollo y puesta en funcionamiento tanto de las terminales como de la app.  

Zonas delimitadas. De todas maneras, y más allá de la entrada en vigencia del nuevo proceso de estacionamiento regulado, en Transporte porteño estiman que unos 284 mil lugares para dejar el auto en la Ciudad (el 78% de los espacios permitidos para estacionar durante el día) continuarán siendo gratuitos. Mientras que los 80 mil lugares restantes (el 22%) serán pagos.

Otro ítem que se destaca del futuro proceso tiene que ver con las tarifas que se aplicarán a partir de ese momento. En este caso, la medida tiene que ver con la demanda de estacionamiento en las zonas delimitadas como el Micro y Macrocentro, los principales ejes comerciales de la Ciudad, y la ampliación del sistema medido en diferente barrios porteños (ver infografía).

Regirá una tarifa simple en la que los residentes no pagarán estacionamiento. En este caso, el visitante pagará el mismo monto por hora siempre. Se trata de zonas de baja cantidad de residentes fijos.

Para el caso de las tarifas progresivas, que se aplicarán en zonas de alta demanda de espacios de estacionamiento –como las zonas de centros comerciales a cielo abierto–, el valor de la hora irá aumentando cuanto más tiempo se lo deje en el espacio público. Buscan promover así la rotación de los vehículos que llegan hasta estos destinos.

“Queremos que el sistema de estacionamiento y acarreo de la Ciudad sea un servicio de calidad. Los vecinos podrán planificar en tiempo real la ocupación de los espacios en la vía pública y gestionar todo desde su celular”, dijo Juan José Méndez, secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires.

Un sistema que se usa en el mundo

El sistema de estacionamiento medido que se quiere aplicar en la Ciudad a partir de mediados del año viene ya funciona con éxito en otras ciudades del mundo. Una de ellas es Madrid, en España.

Sin bajarse del vehículo, los conductores varias cuadras antes pueden chequear la cantidad de espacios disponibles para estacionar. En el caso de la capital española, y de acuerdo a lo que comprobó PERFIL, los madrileños tienen dos áreas marcadas en las cuales podrán dejar el auto de dos a cuatro horas sin caer en infracción.

Los residentes no pagan estacionamiento ya que cuentan con un permiso espacial que los habilita a dejar el auto en cercanías de sus domicilios.

Los agentes de tránsito, en tanto, verifican los tiempos de estacionamiento con sólo enfocar su celular a la patente del auto y verificar en qué situación se encuentra el vehículo en cuestión.

En caso de estar en infracción, la multa le llega directamente al celular del dueño del auto mal estacionado.