SOCIEDAD SNAPCHAT Y TELEGRAM

Crece el uso de apps que no dejan rastro en el celular

Ganan adeptos frente a Facebook, Instagram o WhatsApp, porque graban videos que se borran apenas son vistos y no archivan fotos ni mensajes. Dicen que las prefieren para la “trampa”, pero también por seguridad.

PERFIL COMPLETO

Foto:Marcelo Aballay

Para que no quede registro de lo que pasó en una noche de fiesta, Eliana Díaz ya no usa Facebook, sino Snapchat, en su celular. Con esa aplicación envía fotos, videos y mensajes que desaparecen apenas minutos después de que son vistos. Por eso, según afirma, es “ideal para la ‘trampa’”.
Federico Alvarez también utiliza Telegram desde este año. La aplicación de mensajería instantánea para celulares ya tiene 50 millones de usuarios en el mundo –frente a los 900 millones de WhatsApp– pero permite abrir “chats secretos” y enviar mensajes que se autodestruyen en pocos minutos. Alvarez la bajó para poder trabajar en información confidencial para su empresa, pero señala que, fuera de ese uso tradicional, resulta “útil para hablar con una chica que no es tu novia, o para contarle al grupo de amigos algo que hiciste sin que quede ningún rastro”.

Así, las aplicaciones de “mensajería efímera” –donde las fotos y los mensajes duran minutos antes de borrarse– ganan terreno entre los usuarios de todo el mundo. Lo demostró un estudio de Pipper Jaffray entre estadounidenses: Snapchat es la segunda red social de fotos que crece más rápido y, según Comscore, es la 17ª aplicación más popular del mundo, pero la tercera entre los millennials, aquellos nacidos cerca del año 2000. “Frente a la amenaza de la sociedad de control, estas aplicaciones le dan al usuario una solución al problema de que todos sus pasos queden registrados y que luego puedan ser usados en su contra”, indica a PERFIL Alejandro Artopoulos, director del Laboratorio de Nuevas Tecnologías de la Universidad de San Andrés. Así lo vive Florencia Carparo: “Con Snapchat puedo enviar una foto que hice en una fiesta a las personas que quiero y sólo por unos segundos. Además, si el otro intenta hacer una captura de pantalla, el programa me avisa”. Por otro lado, Javier Guevara, CEO de la aceleradora de proyectos móviles Vrainz, agrega que el crecimiento de estas apps tiene que ver “con el uso de códigos propios y con un entorno reservado a los usuarios más jóvenes de la web”, a diferencia de Facebook, donde ya están padres, abuelos, tíos, primos y empleadores.

Extendido. “Al principio se pensó que Snapchat iba a ser una herramienta especialmente atractiva para el sexting –envío de fotos privadas sin riesgo–, ya que los archivos se borran automáticamente. Pero hoy el público que le da ese uso es solamente un nicho, y su utilización es esencialmente social, con la ventaja de poder compartir fotos, videos y hasta secuencias de imágenes con un grupo determinado de personas de manera más enfocada que otras redes”, señala.



Rosalía Draletti