SOCIEDAD CATASTROFE NATURAL

Declaran zona de desastre en Comodoro: un muerto y sigue la lluvia

La víctima (44) falleció mientras repartía agua a los afectados. Hay 7.600 evacuados y más de 2 mil viviendas deberán ser reconstruidas. Habrá mal tiempo hasta el lunes.

Grieta. Hay roturas de más de cinco metros en calles y avenidas de Comodoro Rivadavia. La situación empeoró cuando el jueves volvió la lluvia. Cayeron 65 mm en doce horas.
Grieta. Hay roturas de más de cinco metros en calles y avenidas de Comodoro Rivadavia. La situación empeoró cuando el jueves volvió la lluvia. Cayeron 65 mm en doce horas. Foto:Telam
Zona de catástrofe. Desastre. Con esas palabras definió ayer el gobernador de Chubut el panorama que se vive en Comodoro Rivadavia, donde las intensas lluvias e inundaciones provocaron la muerte de una persona y dejaron hasta ahora un saldo de más de siete mil evacuados.

“Esto es una catástrofe. No hay imagen que pueda mostrar lo que realmente está pasando”, sostuvo en conferencia de prensa el gobernador Mario Das Neves; donde manifestó que más de dos mil viviendas deberán ser reconstruidas –hasta el martes se estimaba que había 300 afectadas– y que al menos 1.600 personas que fueron rescatadas están en los 22 centros de asistencia que se montaron en la ciudad, en escuelas y gimnasios. El resto, cerca de seis mil personas, se encuentran autoevaluadas. “Es muy triste”, sintetizó.

La situación empeoró cuando la noche del jueves volvió a llover con intensidad, y en sólo doce horas cayeron 65 milímetros que complicaron la situación y multiplicaron la cantidad de evacuados, que pasaron de dos mil a los casi ocho mil actuales. Ayer, la lluvia cesó cerca del mediodía, aunque el servicio meteorológico anticipaba que podría seguir lloviendo hasta el lunes al mediodía. Hace al menos cuarenta años que no se recordaba un temporal de esta magnitud.

“La situación es de colapso porque veníamos trabajando muy duro durante varios días, la lluvia nos dio un día de descanso, y ahora el agua nos da otro golpe”, sostuvo por su parte el secretario de Gobierno local, Máximo Naumann, en declaraciones radiales. “El agua está corriendo rápidamente. La situación es compleja nuevamente porque la ciudad no aguantaba una gota más de agua y sigue lloviendo”, dijo.

El temporal se cobró la vida de un hombre de 44 años, identificado como Luis Remolcoy, operario de una empresa petrolera, quien estaba junto a un enfermero repartiendo agua a los afectados. Al intentar cruzar un arroyo, el agua lo arrastró.

Así, calles partidas, grietas de más de cinco metros en varias calles y avenidas donde el barro y el lodo arrasados llevaron al “colapso” a una ciudad donde el agua no daba tregua. Las partes más afectadas fueron la zona sur de la ciudad –donde se concentró la mayor cantidad de agua y el barro que cayó de los cerros entró a las casas– y la denominada zona de “kilómetros”, al norte de Comodoro, lindera a la ruta 3.

Incluso hubo barrios que debieron ser evacuados en su totalidad y otros que quedaron aislados, como los casos de Juan XXIII y Caleta Córdova, donde cayeron puentes, por lo que la única forma de acceder hasta allí es por mar. En varios de ellos, los vecinos debieron esperar a ser rescatados por las tanquetas del Ejército, gomones o canoas de vecinos.
En Rada Tilly, en tanto, localidad turística ubicada a 10 kilómetros de Comodoro, donde viven cerca de 12 mil personas, las lluvias hicieron crecer la laguna que hay en el centro del lugar, lo cual traerá complicaciones en los próximos días, según dijo a Télam el intendente del lugar, Luis Juncos. “En la parte central de la ciudad tenemos una laguna muy grande, que con las lluvias creció aproximadamente 2 metros, lo que hizo que quede inundada la planta de tratamientos de efluentes cloacales; vamos a tener un problema muy grande para reconducir esa agua hacia la costa de Rada Tilly”, aseguró.

En ese contexto, todas las rutas de acceso al lugar, desde Trelew, Caleta Olivia fueron cortadas, y desde la gobernación trabajaban también en la restitución de agua potable en la zona norte y sur. Las clases fueron suspendidas toda la semana y seguirán suspendidas probablemente el resto de la semana que viene.
Funcionarios de la municipalidad, el Ejército y la gobernación montaron un operativo de rescate y asistencia, y el gobierno nacional transfirió 50 millones de pesos de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) para la reconstrucción de la ciudad.