SOCIEDAD EN VILLA LUGANO

Demolerán el Elefante Blanco, pero aún falta trasladar a 40 familias

La Legislatura aprobó la ley para hacer allí una sede del Ministerio de Desarrollo Humano, que se empezará a construir el 20 de noviembre. Los vecinos deberán conocer los detalles de la obra antes de que el predio se tire abajo.

Elefante Blanco
Elefante Blanco Foto:DYN

Tras varias postergaciones y polémicas, la Legislatura aprobó este jueves la ley que autoriza la demolición del edificio conocido como Elefante Blanco, en Villa Lugano, y levantar un nuevo predio que albergará el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, que se empezará a construir  el próximo 20 de noviembre sobre las avenidas Piedrabuena y Eva Perón, delante del gigantesco edificio.  

Lo que resta definir aún es el destino de unas 40 familias que aún viven allí, cuya situación "está siendo evaluada caso por caso: algunas ya han cerrado acuerdos y fueron trasladadas, y otras están presentando sus casos. Lo que está claro es que no se puede comenzar la demolición con habitantes al costado, aunque se trate de una demolición controlada, a 'pico y pala'. Las familias saben que las condiciones del sector no son aptas para vivir, y ponen buena voluntad", dijeron a PERFIL desde el ministerio, cuya sede será mudada al nuevo espacio de 17 mil metros cuadrados. 

De lo no edificable, la cuarta parte se destinará a estacionamiento y el resto a espacios verdes y otros de "uso cultural o recreativo", con "al menos un tercio de superficie verde absorbente”. También se abrirá una calle, entre la calle Hubac y la calle sin nombre oficial en deslinde de parcelas 1 y 2. Además, una calle interna de comunicación y acceso a estacionamiento.

Durante la reciente Audiencia Pública, un defensor público del fuero Contencioso Administrativo explicó que hasta julio último, según los censos realizados, vivían allí 163 familias compuestas por 575 personas. “Se deberá convocar a los vecinos del barrio para que formen parte de las mesas participativas, explicando en detalle las tareas a realizar con sus correspondientes plazos de cumplimiento y documentando dicha participación vecinal en actos suscriptas por todos los asistentes a la mesa”, según establece la nueva ley. 

El predio es una superficie de más de dos hectáreas en el lugar que históricamente estuvo destinado al Instituto de la Tuberculosis, obra proyectada en el año 1923, comenzada en 1938 y paralizada a los pocos años. Luego, el gobierno peronista planificó usar esa estructura edilicia para hacer el hospital central de niños, pero la obra también quedó trunca.