SOCIEDAD EL PROBLEMA DE LOS DESECHOS URBANOS

Denuncian que 90 distritos bonaerenses tiran residuos en basurales sin controles

Según un informe, estos municipios arrojan diariamente tres mil toneladas en terrenos que no están preparados. En la Provincia dicen que desde 2007 cerraron unos 200.

Foto:Cedoc Perfil

En la última década, los basurales a cielo abierto de la provincia de Buenos Aires crecieron no sólo en cantidad, sino en tamaño. Según un informe, unos noventa municipios disponen de basurales donde los desechos no tienen ningún tratamiento y son focos de contaminación.
El estudio advierte que en los últimos años se conformaron nuevos basurales “altamente contaminantes” en territorio bonaerense. Y cerca de tres mil toneladas de residuos son arrojados por los municipios diariamente en terrenos cuyo diseño no está preparado para el tratamiento de la basura: no cuentan con sistemas de impermeabilización ni de control de líquidos, y emanan gases que contaminan las napas de agua y el aire. La Ceamse, por su parte, recibe alrededor de 13 mil toneladas diarias de basura, provenientes de más de treinta municipios.
“Los basurales son un foco de contaminación: en los rellenos controlados se realizan controles, cosa que no ocurre en la mayoría de estos municipios”, advierte el senador provincial y autor del informe Alfonso Coll Areco (Frente Renovador), quien le exigió a la Provincia que cierre esos rellenos.
Desde la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) advirtieron que cada distrito debe hacerse cargo del tratamiento de la basura. “La ley dice que se deben establecer programas para el tratamiento de los residuos, pero eso no sucede”, explicó Dolores Dubergés, directora de Política Ambiental de FARN. Para Coll Areco, falta planificación en materia de medio ambiente, y denunció que pese a que los rellenos están colapsados, “no hay ningún proyecto para crear nuevos espacios donde arrojar los desechos”.
Según los especialistas, uno de los factores centrales del problema es la falta de campañas de concientización sobre separación de residuos en origen, lo que aliviaría la cantidad de basura que va a disposición final. “Hay pocos municipios que reciclan y no se hace un tratamiento previo de los residuos”, evaluó el ex ministro de Ambiente porteño, Marcelo Vensentini, integrante de la Fundación Ambiente y Sociedad. En tanto, para Félix Cariboni, experto en medio ambiente, “lo ideal sería que se constituya un consorcio de municipios para arrojar de manera conjunta la basura”.
Cerrados. Desde el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) informaron a PERFIL que desde 2007 cerraron cerca de 200 basurales a cielo abierto. Otros 150 basurales no fueron cerrados ni limpiados. “Según la legislación vigente en materia de residuos sólidos urbanos, la gestión de los residuos está bajo la órbita de los municipios”, aseguraron.

Ceamse. Pese a que el gobierno porteño redujo la cantidad de residuos que envía, la Ceamse se encuentra colapsada. Para Dubergés, esta saturación se debe “no sólo a que la Ciudad enviaba una gran cantidad de basura por día, sino también porque los residuos de otras provincias terminaban en esos rellenos”.



Agustin Gulman / Josefina Hagelstrom