SOCIEDAD EN SALTA

Denunció 103 veces a su ex por maltrato

Lorena Roca es madre de dos nenas y víctima de violencia de género. Dice que la Justicia no avanza pese a que ya tiene dos requerimientos de juicio hacia el padre de sus hijas.

Foto:Agencia Magna

La última denuncia la hizo hace poco menos de un mes. Cansada de los golpes y del maltrato –físico y psicológico–, Lorena Roca fue una vez más hasta la comisaría del barrio a denunciar a su ex pareja por violencia de género. Ya lleva hechas 103 denuncias contra él, y todavía la Justicia no fija fecha para el juicio en su contra, pese a que tiene dos requerimientos hechos por la fiscal que lleva su caso.
“La última vez vino y me empezó a agredir, y en ese momento ya no sabía qué hacer, si grabarlo o qué. Porque si no va a ir preso, por lo menos que me respete y me deje tranquila, porque yo ando con miedo, a veces no puedo dormir”, dice, conmocionada.
Lorena vive en Salta, tiene 29 años y dos hijas. Su historia con Luis L., su ex pareja, empezó cuando ambos iban al mismo colegio. Empezaron a salir y se pusieron de novios. Cuando cumplieron 18 años ella fue a vivir a su casa, tras haber estado un tiempo en una pensión, ya que su infancia la pasó en un hogar, luego de que su familia biológica la abandonara. Por eso una y otra vez Lorena se pregunta si su vida sería distinta si hubiera contado con la contención de su mamá.
La vida juntos empezó cuando ella quedó embarazada por primera vez, y fue ahí también cuando llegaron los maltratos. “Me demostró un poco de maldad cuando quedé embarazada, porque recién a los siete meses lo aceptó y su familia se sintió obligada a llevarme a vivir con ellos”, cuenta. Y agrega que “al principio tenía buen trato con todos, pero cuando empezaron los golpes la familia se puso de su lado, no me creían”. Fue una amiga de ella, policía, la que la convenció de hacer la primera denuncia, y fue entonces cuando su ex pareja quedó detenido por primera vez.
Su historia es la de miles de mujeres salteñas que son víctimas de la violencia de género. Hace dos semanas la provincia de Salta declaró la emergencia por violencia de género luego de que se conocieran dos femicidios, uno en Orán y otro en Tartagal. La medida llama a crear más juzgados especializados en el tema, la entrega de botones antipánico a las mujeres que denuncian, entre otras medidas preventivas. En los últimos ocho años, la Justicia acumula más de cien mil causas por violencia.
“¿Emergencia en qué sentido?”, se pregunta Lorena, resignada. “Yo ando con miedo, tenés que ir de psicóloga en psicóloga con este tema y te termina torturando a vos”, dice. Ella se fue de la casa de su ex pareja con sus hijas, y ahora vive en una casita que le dio la provincia a pocos kilómetros de la capital. “Agarré mis cosas y me fui a la Casa de Gobierno a pedirles un lugar donde vivir porque ya no quería más golpes. Ya lo había denunciado tantas veces en la Ciudad Judicial y en la comisaría del barrio que no sabía qué más hacer”, recuerda. Y si bien su ex pareja tiene orden de no acercarse, ella dice que no la cumple.
La causa está en la fiscalía Nº 2 a cargo de la fiscal Luján Sodero, que ya hizo dos requerimientos de elevación a juicio, uno en noviembre de 2012 y otro en marzo de 2013, según dijeron a PERFIL fuentes de esa fiscalía. Pero aclararon que cuentan con seis denuncias desde 2010 (la mayoría por lesiones y amenazas), ya que algunas no fueron comprobadas y otras se tramitaron con anterioridad en otras dependencias de violencia intrafamiliar. La ex pareja de Lorena se presenta todos los lunes en la fiscalía, como requerimiento por la orden de restricción que le fue dictada. Sin embago,  aún no hay fecha de juicio, que debe ser fijada por el Tribunal de Juicio.
“Me dicen que hay que esperar al juicio, pero hace más de tres años espero, y lo único que me dicen es que son cosas que lamentablemente demoran. No pido que vaya preso, porque sé que va a salir, pero sí que le den un castigo, porque a mí moralmente me tiró al piso”, reclama Lorena, mientras sigue esperando.

Más de cien mil casos denunciados en ocho años
Los femicidios de Abigail Antelo, de Salvador Mazza, y de Evelyn Beatriz Rivero, en Orán, hicieron reaccionar a las autoridades salteñas, que hace dos semanas decretaron la emergencia por violencia de género en la provincia por dos años. La medida, necesaria, llega cuando en Salta ya hubo 12 femicidios en lo que va del año.
Según el último informe de La Casa del Encuentro, que recoge casos  publicados en medios de todo el país de mujeres muertas por violencia de género, en 2013 hubo 295 femicidios: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Salta son las provincinas donde más se registraron. Aún no existen estadísticas oficiales.
En el caso de Salta, desde 2006, año en que se aprobó la Ley 7.403 de protección de víctimas de violencia familiar, hubo 103.325 denuncias. Sólo en 2014 ya se cuentan 8.417 causas, según explicaron los funcionarios que anunciaron la emergencia en la provincia.
Buenos Aires es otra de las jurisdicciones donde está declarada la emergencia, mientras que en Chaco,  donde también hubo 12 femicidios este año, las organizaciones de mujeres se la exigen al gobierno.



Josefina Hagelstrom