SOCIEDAD UN 30% MAS BARATAS QUE UNA DE OBRA TRADICIONAL

Desarrollan una impresora 3D que permite ‘construir’ casas en un día

Un grupo de ingenieros cordobeses trabaja en un prototipo para hacer viviendas de dos dormitorios en el mismo terreno donde se habitarán.

Desolada. La preocupación es por los asaltos constantes a quienes terminan de cursar a las 23.
Desolada. La preocupación es por los asaltos constantes a quienes terminan de cursar a las 23. Foto:cedoc

Los usos de la impresión 3D no tienen límite: desde muñecos, prótesis y vestidos de famosos diseñadores, ahora ya pueden hacerse hasta casas construidas íntegramente –y en tiempo récord– con esta tecnología. Argumentan que, además de los costos más bajos, pueden contribuir a reducir el déficit habitacional: en países como España, Rusia o China ya surgieron iniciativas que van desde la fabricación de puentes en parques públicos, y hasta edificios de cinco pisos (ver aparte).

Y en el país, ya existen los primeros prototipos, creados por la mano de un grupo de ingenieros cordobeses se está desarrollando una impresora portátil con el objetivo de construir viviendas en tiempo récord, a menor costo, y que ayuden a paliar el déficit habitacional.

Los ingenieros civiles Francisco José Luperi (34) y Franco Soffietti (25), y el ingeniero en electromecánica Franco Sabbatini (26) son los impulsores que trabajan para desarrollar de forma local la impresora 3D, un proyecto que forma parte de la camada de emprendimientos de la Incubadora de Empresas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). “Con este sistema, en 24 horas se pueden levantar los muros de una casa con dos dormitorios, en el mismo terreno donde se va a habitar”, explica Luperi. Y agrega: “Estimamos que se podrá ahorrar entre un 20 y un 30% del costo total de una vivienda convencional”, y con materiales resistentes y durables.

La idea surgió hace cuatro años, cuando el científico comenzó a investigar e interesarse sobre la aplicación de esta tecnología en el ámbito de la construcción. Y a partir de 2015, se unió a Sabbatini y a Soffietti, para conformar la empresa Haus Drucker, y presentar la propuesta ante el Ministerio de Ciencia de la Nación.

Según los últimos bocetos, la máquina tiene el formato de una grúa con una columna central que queda fija en el suelo, y un largo brazo que se despliega sobre un terreno circular de 12 metros de diámetro. Está pensada para ser transportada en un flete convencional y tiene la capacidad de construir una vivienda de un tirón, sin necesidad de hacer uniones o montajes aparte, con la resistencia de cualquier otra hecha a base de ladrillos.

“La ventaja es que se puede amoldar a cualquier tipo de arquitectura, tanto de paredes curvas como rectas. Y si se quisiera hacer una casa más grande, se podría levantar con el mismo procedimiento pero en pedazos”, explica Luperi.

Según los emprendedores, a diferencia de otras industrias, el sector de la construcción todavía no modernizó sus técnicas de trabajo. Por eso, uno de sus objetivos es presentar una alternativa que reemplace los procesos de armado de una vivienda tradicional, con la reducción de la mano de obra.

“Por ahora, estamos a mitad de camino”, afirma Luperi. Y cuenta que la meta máxima es poder resolver, a través de esta tecnología, todos los pasos constructivos de una vivienda: desde las terminaciones, hasta la colocación de cerámicos y las instalaciones para montar los servicios básicos, explica el ingeniero.


Edificios y rascacielos

En 2015, la firma china Winsun utilizó impresión 3D para levantar el primer edificio residencial de cinco pisos en una ciudad de ese país, y espera usar esta tecnología para construir rascacielos. Ese mismo año,  Zhuoda, otra compañía del país asiático, fabricó una vivienda de dos pisos en 72 horas y anunció que ya están trabajando para crear construcciones que resistan terremotos. Rusia no se quedó atrás, y con un artefacto similar al de los ingenieros argentinos levantó una casa en un día, lista para habitar, pero con formas circulares.