SOCIEDAD ENTREVISTA

“Desde el 1º de enero, empezaremos a actuar para controlar los piquetes’’

El jefe de Gobierno asegura que la nueva Policía de la Ciudad “tiene las herramientas para ordenar” los cortes. “Mi mayor desafío es resolver la inseguridad”, dice.

Dibujos de Temes
Dibujos de Temes Foto:Pablo Temes

Aunque hace nueve años que forma parte del Ejecutivo porteño –fue jefe de Gabinete del hoy presidente Mauricio Macri–, hace sólo doce meses que Horacio Rodríguez Larreta ocupa el sillón del responsable máximo de la Ciudad, lugar que, admite, conoce “muy bien, pero también es un gran desafío”.

En medio de unas semanas especialmente calientes –piquetes y cortes de tránsito diarios, y hasta un paro sorpresivo de subte que dejó a más de un millón de personas sin poder trasladarse antes del último fin de semana largo–, el jefe de Gobierno habló con PERFIL y dejó en claro que, a partir del primer día del año próximo, cuando entre en vigencia la nueva Policía de la Ciudad, tendrá “las herramientas para ordenar” el tránsito y evitar los cortes que “molestan” a los porteños. Además, dijo que tendrá “tolerancia cero” con la corrupción entre miembros del nuevo cuerpo de seguridad.

—La Ciudad vive interrumpida por cortes y piquetes. ¿Cuál es la solución para este problema?
 —Es uno de los temas que más preocupan y que más molestan a los vecinos que no participan de esas protestas, y que quieren circular por la calle libremente. A partir de la conformación de la nueva Policía de la Ciudad, que comenzará a trabajar el 1º de enero, y con el entrenamiento que recibieron los nuevos agentes, vamos a tener los elementos para comenzar a actuar para controlar los piquetes.

—¿Cómo piensa ordenar los cortes?
—El primer paso será actuar sobre los cortes que no tienen justificación, cuando el objetivo es sólo el corte por el corte mismo. (N de R: la entrevista se realizó antes de los cortes de ayer, en los que manifestantes con palos cortaron la avenida 9 de Julio frente al Ministerio de Desarrollo Social para reclamar aumentos de planes sociales y bonos de fin de año). Una cosa es una manifestación masiva, que hace muchos años que la Ciudad no vive. Solucionar este tipo de piquetes no justificados será prioritario.

—Hace unos días, la Ciudad colapsó... (interrumpe)
—... la Ciudad colapsó porque ese día (N de R: el miércoles 7 el operario Matías Krueger falleció en el taller Colonia de la línea H luego de recibir una fuerte descarga eléctrica) se produjo un paro general de subtes. A nuestro entender, fue una medida apresurada que tomaron los gremios. Eso obligó a más de un millón de personas que usan el subte a subir a la superficie y transitar por las calles. Hoy es imposible reemplazar el subterráneo como medio de transporte público. Cuando el subte no funciona, la Ciudad se vuelve un caos.

—¿Cuál es el tema que más le preocupa hoy?
—Sin lugar a dudas, la inseguridad. Además de ser una responsabilidad para nuestra gestión, es un desafío que esperamos resolver a partir de que se efectivice el traspaso de la Policía

—¿Cómo piensa cambiar la mentalidad de los comisarios y jefes de la Policía Federal? Varios de ellos relacionados con hechos de corrupción.
—Cuando pedí hacerme cargo de la Policía, sabía que iba a ser el tema más difícil de encarar, junto con la solución integral de la inseguridad. Nuestro discurso será muy claro: tolerancia cero con la corrupción. Vamos a ser inflexibles en ese tema.

—Luego de los planes de integración desarrollados en las Villas 31 y 31 Bis, la 20 de Lugano, Rodrigo Bueno y Fraga, en Chacarita, ¿qué tiene pensado para la Villa 1-11-14, que es una de las más violentas de la Ciudad?
—El proceso de integración es para todas las villas de la Ciudad y va de la mano de poder trabajar con la Nación, ya que por lo general ocupan tierras fiscales. La idea es que sus habitantes tengan los mismos derechos y responsabilidades que los demás porteños. Todos los procesos que encaramos en esos barrios partieron del consenso gradual con quienes viven allí. Es la única manera de hacerlo.
Respecto a la 1-11-14, estamos organizando junto con los referentes barriales todo lo necesario para que en 2017 comencemos a planificar su integración con la Ciudad. Va a ser un proceso gradual que también nacerá del consenso con los vecinos de ese asentamiento.

—¿Cuál imagina que será su huella en la Ciudad?
—Todos los temas son prioritarios en una ciudad como Buenos Aires. Pero mi sueño es que la gente se sienta más segura. Por eso asumí la responsabilidad del traspaso de la Federal a la Ciudad. Tengo las mejores expectativas.