SOCIEDAD ENTRE RÍOS


Nogoyá: Desplazan a la monja responsable del convento de las torturas

Luisa Toledo fue apartada de su cargo luego de negarse a declarar en la causa en la que es investigada por los delitos de privación ilegítima de libertad y reducción a la servidumbre.

El convento de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá.
El convento de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá.
Foto:Gentileza: Uno Entre Ríos

La Justicia apartó a la Superiora del convento de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá. Luisa Toledo, luego de negarse a declarar en la causa que investiga la privación ilegítima de libertad y reducción a la servidumbre de religiosas e internas de ese convento entrerriano. 

El juez de Garantías y Transición de la mencionada localidad, Gustavo Acosta, decidió el "inmediato apartamiento" de la mujer de 63 años, tal como había pedido el fiscal Federico Uriburu, a cargo de la causa.

La religiosa se presentó el viernes acompañada de sus abogados defensores, los paranaenses Guillermo Vartorelli y Miguel Angel Cullen, y Nicolás Mayoraz, especialista en derecho constitucional, ligado a sectores de la Iglesia y excandidato a concejal de la ciudad de Rosario por el partido Pro Vida.

Los letrados expusieron ante Uriburu el pedido que realizaron en Paraná para separar a la justicia entrerriana del caso y que lo tome el juez federal Leandro Ríos, quien decidirá si acepta o no la causa, según consignó la agencia Télam.

Por lo pronto, Acosta hizo lugar al planteo del fiscal y decidió el "inmediato apartamiento de la madre superiora del convento de Nogoyá", por lo que el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puíggari, y la Nunciatura Apostólica Argentina deberán asignarle una nueva función. La orden del magistrado también establece que Toledo "no podrá ser enviada como destino alternativo al convento de Concordia" y prohíbe "todo contacto" con las internas actuales del convento de Nogoyá, los familiares y exreligiosas del lugar.

En ese contexto, para el abogado Cullen, lo ocurrido durante el allanamiento al convento "no tiene antecedentes en el mundo: entrar con un grupo comando de Policía, rompiendo la puerta, en una sobreactuación desmedida que se mete con una de las formas que tiene la Iglesia de llevar adelante su culto y su credo, con desconocimiento de lo que implica un monasterio de clausura".

Por su parte, Uriburu destacó que el traslado de la superiora "ayudará a la investigación judicial y permitirá que las Carmelitas Descalzas del lugar como las religiosas que la secundan puedan expresarse con libertad e independencia".

"No se están investigando ni cuestionando cosas de fe sino que vamos a hechos concretos que iniciaron la investigación de oficio, lo que fue luego fue ratificado por dos personas con su denuncia que pidieron la intervención del Estado", manifestó el funcionario juducial en relación a dos ex monjas que declararon en la causa.

El caso. Toledo, que ingresó en 1991 al convento que dirigió durante una década como la madre superiora "María Luisa", fue acusada por las exCarmelitas, que estuvieron entre 10 y 25 años en ese convento, detallaron "la forma de vida dentro" en los claustros y "ciertas actitudes de superiores", además de confirmar el uso de cilicios, mordazas y látigos, que luego incautó la justicia en el allanamiento del 24 de agosto.

La decisión de imputar a la superiora religiosa la tomó Uriburu junto a la procuradora general adjunta del Superior Tribunal de Justicia, Cecilia Goyeneche, y al fiscal coordinador de la jurisdicción, Dardo Tórtul, tras analizar los elementos secuestrados y "todas las pruebas y declaraciones tomadas", entre ellas las de José Bonín, párroco de la basílica Nuestra Señora del Carmen, de Nogoyá.