SOCIEDAD SON DE LA COMISARIA DE FRONTERA, SANTA FE

Detienen a doce policías por crucificar a un joven

Los acusan de encintar a un detenido y colgarle un cartel que decía “no robarás”. Investigan su accionar.

Foto:La Voz de San Justo, Cordoba
Doce policías de la ciudad santafesina de Frontera fueron detenidos ayer por el caso del joven que apareció “crucificado” con un cartel que decía “no robarás” pegado en el pecho. Entre los efectivos arrestados se encuentran el jefe y el subjefe de la comisaría.
“Después de los sucesos desarrollados, en base a las investigaciones, se dispuso el arresto de 12 policías de Frontera para determinar o deslindar responsabilidades en relación a este hecho”, indicó el jefe de la Policía de Rafaela, Daniel Alcarez, al sitio Cadena 3. “Los agentes se encuentran demorados en distintas dependencias en la localidad de Rafaela a la espera de ser indagados por el fiscal”, completó.
Las detenciones comenzaron el viernes a la noche y concluyeron ayer luego de que el fiscal de Rafaela Martín Castellanos, a cargo del caso, ordenara esta medida. Entre los arrestados se encuentran el jefe de la comisaría de Frontera, Carlos Flores, y el subjefe, oficial auxiliar Francisco Campos.
Todo comenzó cuando Víctor Robledo, el joven de 27 años que apareció crucificado el jueves a la madrugada, denunció que en esa comisaría lo golpearon, lo encintaron, lo trasladaron en un vehículo y luego lo ataron para dejarlo con los brazos extendidos sobre una madera simulando una crucifixión.
El hecho fue advertido por un vecino de la zona, que al descubrirlo llamó de inmediato a la policía. El viernes se allanó la comisaría donde estuvo demorado el joven, que tiene antecedentes por robo, y más tarde se ordenaron las detenciones de los efectivos.
“Lo que me hicieron no tiene moral”, sostuvo Robledo ante la Justicia. “Me sacaron de la celda, me encintaron todo y me dejaron en el lugar donde después me encontraron (en la avenida 25 de Mayo y Sabattini en la localidad cordobesa de San Francisco)”, detalló Robledo ante la prensa tras terminar de declarar y se lamentó: “No sé si podría reconocerlos”.
El joven estaba todo envuelto en cinta y con un cartel realizado a mano pegado en el pecho con la leyenda “no robarás”, que recuerda uno de los diez mandamientos.
Desde un principio Robledo acusó a la policía de Frontera ya que allí estuvo detenido entre el miércoles y el jueves pasado. Pero como se sospecha que el caso ocurrió en territorio santafesino y que la víctima había sido trasladada luego hasta San Francisco, la fiscal de esa ciudad, Leonor Faillá, se apartó del caso y dio intervención a su par Castellanos.
“Tengo miedo de hablar porque no hay seguridad. También tengo miedo de que a mi familia le pueda pasar algo el día de mañana. Nadie me da garantías”, se quejó Robledo ante la Justicia. Por eso, para resguardarlo se ordenó que el denunciante pasara la noche en un hotel junto a su mujer y ayer regresó a su casa a la espera de que se aclare lo sucedido.

Nadia Galan