SOCIEDAD #DÍADELPERIODISTA

#DíaDelPeriodista | Gajes del oficio en la redacción de Perfil

Trabajadores de las diferentes publicaciones cuentan anécdotas de la profesión.

Redacción de Editorial Perfil
Redacción de Editorial Perfil Foto:Cedoc

El 7 de junio se celebra en Argentina el Día del Periodista. Trabajadores de las diferentes publicaciones de la Editorial Perfil cuentan anécdotas del oficio.

Julieta Mondet, periodista de la sección Protagonistas del Diario Perfil, recuerda una experiencia: "Fuimos a buscar a la mamá de (Florencio) Randazzo a su pueblito, a Chivilcoy, la esperamos mucho tiempo y después de dos horas de guardia en la puerta, bajó en del edificio y para abordarla siendo que era una persona mayor y no queríamos que se asuste, a mí se me ocurrió comprar unas masitas secas y terminamos tomando mate con esas masas en la cocina de su casa e hicimos una entrevista que quedó espectacular, con fotos de ella posando". 

Emilano Arnáez, subeditor de Perfil.com relató un cómico episodio en la casa de un entrevistado: "Fuimos a entrevistar a una famosa ensayista y escritora argentina, muy consagrada en su ámbito, fuimos a su estudio que está en el centro: un departamento chiquito que tenía una buena biblioteca, una cocina y el baño. Menciono el baño porque apenas entramos la ensayista se sienta y escucha un ruido, cuando abre la puerta del baño se había caído totalmente el cielo raso del piso de arriba a toda la bañadera, estaba todo el piso lleno de escombros. Nosotros dijimos 'bueno, se nos pinchó la entrevista, ya está'. Pero bueno, la pude remontar y gracias a tratar de convencer que era importante la entrevista para nosotros, la hicimos igual".

Diego Iljutko, subeditor de Exitoina, rememoró una anécdota con una pareja muy famosa en su momento: "Una de las cosas curiosas que me pasó fue en una temporada en Mar del Plata, que tuve una pequeña pelea con Graciela Alfano y Matías Alé y a modo de reconciliación hicimos una entrevista y me invitaron al teatro a ver una obra que ellos hacían y terminé arriba del escenario con un salvavivdas que era un patito de hule en el saludo final de la obra, y quedamos todos amigos".