SOCIEDAD

Diez años, un mismo debate

PERFIL COMPLETO

El 24 de marzo de 2004 sigue siendo recordado. Fue el día en que la foto de Axel apareció en los matutinos y Juan Carlos Blumberg mostró su dolor a través de las cámaras. Fue el día en que Kirchner pidió perdón por el silencio del Estado por las atrocidades de la dictadura. Un millón y medio de firmas solicitaron seguridad, 150 mil almas acompañaron la convocatoria al Congreso, miles de minutos televisivos fueron dedicados al tema. Como resultado, Blumberg se convirtió en un caso significativo para pensar la relación entre medios, política y víctimas.

Más del 40% de las sesiones parlamentarias en 2004 estuvo surcado por discusiones sobre el castigo. Y aprobaron diez modificaciones que endurecieron el Código Penal y el Código Procesal Penal de la Nación. Los reclamos de Blumberg parecían haber cumplido su objetivo. Ese mismo discurso intervino en 2006 cuando Blumberg convocó a una nueva movilización a Casa Rosada y coartó la discusión sobre una modificación integral del Código Penal, llamada a poner coherencia a un instrumento sancionado hace cien años para otra sociedad.

Hoy, como hace diez años, un sector de la política interpela a los ciudadanos como víctimas y mueve sus piezas en el tablero del miedo. Se renovó la convocatoria para obturar la discusión sobre una nueva propuesta de reforma y se volvió a simplificar el problema con la amplificación del lenguaje de castigo.

Una década. Las reformas de 2004 muestran hoy su ineficacia: ante cada nuevo dolor público reaparece el mismo reclamo. Se podría decir que el camino que tomó en la disputa la reivindicación de los derechos humanos a partir de aquel 24 de marzo de 2004 tiene credenciales más contundentes que mostrar.

*Licenciada en Comunicación y doctora en Ciencias Sociales (UBA). Investigadora del Conicet y del Instituto Gino Germani.



Mercedes Calzado