SOCIEDAD FUE HALLADA A 320 KM DE LA COSTA BRASILEÑA

Difunden la primera imagen de la balsa salvavidas del Tunante II

También encontraron los documentos de los náufragos, correas y una botella. Familiares mantienen las esperanzas de que estén vivos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Marina brasileña
Tras el hallazgo de la balsa salvavidas de los tripulantes del Tunante II que fue reconocida por sus familiares, la organización brasileña Navy, responsable de investigar la causa, difundió una imagen de todos los elementos encontrados que pertenecen a los náufragos. La balsa averiada, una botella, correas y otros elementos fueron detectados por un barco de pesca el domingo pasado, a unos 320 kilómetros de la costa de Tramandaí.
El jueves pasado viajaron a Brasil Giovanna Benozzi y Luana Morales, hijas de los desaparecidos Jorge y Horacio, para realizar un reconocimiento de la documentación encontrada. Ayer volvieron al país y continúan con el rastreo a través del sistema satelital Tomnod. “Confirmaron que la balsa es la que llevaban en el velero y se mantienen varias hipótesis sobre lo que pudo haber pasado”, contó Romina Hrubik, amiga de la familia Benozzi.
Una de las conjeturas que manejan es que luego de sufrir la rotura del mástil y la pérdida del rumbo, pudieron haber lanzado la balsa al agua para poder controlar mejor la embarcación. También pudieron haberla soltado junto a sus documentos para dar una señal de vida o por su deterioro, dado el tiempo que llevan en el mar.
Otra posibilidad, más temida, es que hayan tenido que utilizar la balsa por una emergencia y no hayan sobrevivido. Según explica Nicolás, hijo de Alejandro Barnero, otro de los tripulantes, “ellos en la última comunicación del 26 de agosto dijeron que habían dominado la tormenta y que habían tumbado el velero, pero que estaban a la deriva, por lo que nuestra hipótesis es que están navegando hacia un lugar seguro”.
Ayer la corbeta ARA Parquer ingresaba a una zona cercana a donde hallaron la pequeña embarcación, ubicada a 200 millas náuticas al este de Tramandaí, ya que según estimaciones es el lugar por donde estaría el Tunante a la espera de auxilio. La Marina de Brasil envió a la fragata Greenhalgh con un helicóptero embarcado, mientras la Fuerza Aérea se sumó a las tareas “con una aeronave de exploración P-95”.
El Tunante II partió el 22 de agosto desde el puerto bonaerense de San Fernando hacia Río de Janeiro, iban Alejandro Vernero, el oftalmólogo Jorge Benozzi, su yerno, Mauro Capuccio, y Horacio Morales.

G.N.