SOCIEDAD

Dos miembros siguen presos

Sólo dos de los trece detenidos de la causa Rola Fest continúan detenidos. Se trata de Sergio González y Carlos de Lillo. El primero gozaba del beneficio de libertad condicional pese a haber sido condenado a perpetua por el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas. En el allanamiento en la casa de González los agentes de la Policía Federal secuestraron una escopeta calibre 12 y un revólver calibre 38. Fuentes del caso indicaron a PERFIL que el hombre que obligó a Cabezas a arrodillarse para ser ejecutado en 1997 actuaba con una identidad falsa y no sólo se dedicaría a la distribución de cocaína, sino también a otros delitos comunes.  De Lillo también usaba una identidad falsa: fue arrestado con el nombre de Adrián Lopardo y fue sindicado como uno de los líderes de la organización. Con el disfraz de un DJ que organizaba fiestas electrónicas, desplegó un centro para la fabricación de éxtasis en su casa.

Redacción de Perfil.com