SOCIEDAD PERFIL GOURMET

Dos opciones de desayunos saludables en 5 minutos

Son el smoothie de banana y arándanos y el porridge de avena. Se sirven en bols acompañados de frutas, miel y granola. Los secretos del chef de Birkin para que salgan perfectos.

Birkin, desayunos saludables
Birkin, desayunos saludables Foto:Cedoc

Es posible desayunar o merendar evitando las harinas pero comiendo rico. Y no siempre estas alternativas más saludables demandan mucho más tiempo que poner un par de rodajas de pan a tostar. Eduardo Benítez, jefe de cocina de Birkin, nos propone dos alternativas super fáciles: un smoothie de banana y arándanos y un porridge de avena. 

El smoothie es un licuado de frutas más cremoso, que se realiza con la fruta congelada y procesada, al que se le suele añadir yogur. A esta base se la puede combinar con distintos ingredientes que le aporten sabor y textura. 
Los fanáticos de la avena pueden elegir el porridge, un plato típico inglés, que tiene la consistencia de una papilla y va perfecto con todo tipo de frutas, semillas, frutos secos y miel.

Smoothie de bananas y frutos rojos
Banana, 130 gramos
Frutos rojos, 80 gramos
Maca, 1 cucharadita 
Yogur natural, 3 cucharadas
Toppings para acompañar: granola, semillas de chia, bayas de goji, arandanos y banana
 
Paso 1. Cortar las bananas en rodadas. Mezclarlas con los frutos rojos, que pueden ser frescos o congelados. 

Paso 2. Colocarlos en una bolsa para freezer y congelarlos. 

Paso 3. Llevarlos a la procesadora y añadir maca peruana, que es un energizante natural, y el yogur.

Paso 4. Procesar hasta integrar todos los ingredientes. 

Paso 5. Colocar la mezcla en un bol y decorar con rodajas de banana, semillas de chía, bayas de goyi, la granola y los arándanos cubriendo toda la superficie. 

Porridge de avena
Avena, 125 gramos
Leche descremada, 125 cc
Stevia (o el endulzante que prefieran), 3 sobres 
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Toppings para acompañar: semillas de chia, bayas de goji, banana, almendras fileteadas y mantequilla de maní
 
Paso 1. Colocar la avena con la leche descremada y el endulzante en una cacerola hasta que rompa el hervor. 

Paso 2. Cocinar 5 minutos para que la avena no quede amarga. 

Paso 3. Retirar del fuego, incorporar la esencia de vainilla y dejar enfriar.

Paso 4. Colocar la mezcla en un bol. Decorar con semillas de chía, bayas de goyi y sumarle almendras fileteadas y una cucharada de manteca de maní.