SOCIEDAD ESCÁNDALO EN MISIONES

Echaron a docentes porque los alumnos terminaban primaria sin saber leer ni escribir

Son profesores de un aula satélite de zona rural. "Designaron maestros que no tenían ganas de trabajar", denunciaron.

Deplorables letrinas y mal estado general del aula satélite.
Deplorables letrinas y mal estado general del aula satélite. Foto:Elterritorio.com.ar

Las autoridades educativas de Misiones dispusieron el relevo de dos docentes de un aula satélite, que funciona desde hace quince años en el área rural, tras comprobarse que los alumnos terminaban el nivel primario sin haber aprendido a leer ni a escribir, según se confirmó este viernes.

La medida fue impulsada por un grupo de padres de estudiantes del aula que funciona en Colonia Mandarina y depende de la escuela 472 de la localidad de Campo Ramón, ubicada a poco más 100 kilómetros de Posadas. El pedido fue acompañado por el intendente José Luís Márquez Da Silva. De acuerdo con declaraciones del alcalde, fue abordado por vecinos de Colonia Mandarina que relataron sus quejas porque el aula satélite "no tenía agua, ni luz; tenían un baño tipo letrina que ya se estaba por caer, entre otras cosas" y se sinceró: "Yo no creía".

"Me dijeron que los chicos de cuarto y quinto grado ni siquiera saben el abecedario; que los docentes venían a leer el diario, a tejer y no a enseñar como deberían", señaló Márquez Da Silva, uno de los 75 intendentes del oficialista Frente Renovador de la Concordia.

El diario local El Territorio publicó que a raíz de la situación planteada, intervino la Supervisión de Zona del Consejo General de Educación (CGE), con sede en Oberá, desplazó del aula satélite al matrimonio de docentes que se encontraba a cargo de los distintos cursos desde hacía quince años. Al respecto, la directora de Enseñanza Nivel Primario del mismo organismo, Dora Gallardo, dijo que "a través de Supervisión hemos tenido conocimiento de algunas situaciones planteadas por los padres y hemos hecho las actuaciones correspondientes. El aula satélite está funcionando con total normalidad".

De acuerdo con la primera evaluación realizada por la docente designada, se detectaron serias falencias en la enseñanza y en el aprendizaje entre los 18 alumnos de entre 9 y 12 años que asisten a dicho centro, con posibilidades de que la cantidad se incremente a 30 en los próximos días. La misma publicación citó declaraciones de Nelson Pagel, padre de uno de los alumnos del aula satélite, que dio a conocer los antecedentes de la obra que fue apadrinada desde Buenos Aires y "con varios padres ayudamos a construir esto porque era para el bien de nuestros hijos", dijo.

Pero "designaron maestros que no tenían ganas de trabajar. Venían y dormían la siesta en el auto. La maestra después tejía y el marido leía el diario. Por eso mis hijos no aprendieron nada", expresó el vecino de Colonia Mandarina al detallar los inconvenientes que generaron las quejas. En tanto Luis Matozo, padre de nueve hijos de los cuales cinco cursaron estudios en el aula satélite, además de sus sobrinos, dijo que uno de sus chicos que "tiene 10 años y va a cuarto grado, no sabe el abecedario ni dividir".

"Tengo un sobrino que terminó séptimo y está de novio, pero no le puede mandar ni un mensaje a la novia porque no sabe escribir", relató. Al final se comparó con sus propia cursada: "Cursé hasta tercer grado, pero aprendí mucho más que los chicos que terminaron séptimo acá. Incluso, mis dos hijos mayores empezaron la secundaria y tuvieron que dejar porque no entendían nada", señaló.