SOCIEDAD

El Calbuco pone en riesgo la llegada de turistas de Brasil al sur

La erupción del volcán chileno justo en época en que los brasileños reservan para la temporada de esquí enciende una señal de alarma.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Desde Bariloche.

No sólo la ceniza del volcán chileno Calbuco sobrevuela Bariloche. También el fantasma de 2011, cuando erupcionó el Cordón Caulle Puyehue, dejando a la ciudad rionegrina con toneladas de arena volcánica, sin vuelos durante más de siete meses y con una pobre temporada turística.

Si bien los empresarios turísticos se muestran cautos y aseguran que “todavía falta mucho para la temporada de esquí y no existe la psicosis de 2011, hay preocupación en el sector porque los meses de abril y mayo son decisivos para que el principal público de invierno, el brasileño, compre los paquetes a Bariloche.

Ante la contingencia, las reuniones de la Cámara de Turismo local se incrementaron en las últimas horas. “Esto ya afectó la temporada de invierno porque los operadores no se van a arriesgar a vender un destino que padece algún tipo de conflictividad geográfica”, asegura un referente del sector turístico.

En la última década, Bariloche se convirtió en el destino por excelencia del turismo brasileño en invierno. Alrededor de 30 mil turistas de ese país llegaron a visitar la ciudad del Nahuel Huapi entre 2009 y 2010. Sin embargo, la erupción del Cordón Caulle Puyehue, en 2011, frustró el encanto brasileño y ese año, sólo cinco mil turistas del país vecino arribaron a la ciudad.

El volcán anterior dejó muchas heridas y nos encontrábamos en proceso de recuperación. Pero esta nueva erupción, sin dudas, bien no le va a hacer al destino. No es el mejor momento para que pase esto porque la gente prevé los viajes con algún tipo de anticipación”, señaló uno de los principales operadores.

El miércoles por la tarde, cuando erupcionó el volcán Calbuco, a 70 kilómetros en línea recta de Bariloche, el secretario de Turismo de la ciudad, Fabián Szewczuk, promocionaba el destino en la Feria Internacional de Turismo WTM, en San Pablo. “Nos reunimos con los operadores turísticos porque todos están sensibles con la experiencia de 2011, pero les explicamos que la situación es muy diferente y que aún falta mucho para la temporada. Por suerte, estábamos ahí para responder a las inquietudes”, indicó el funcionario, varado en Buenos Aires por el cierre del aeropuerto. La subsecretaria de Turismo, Silvina Bounafoux, se hizo cargo de gestionar los regresos de los más de 600 turistas que no podían volver a sus ciudades.

En el mismo sentido, se expidió el presidente de la Cámara de Turismo de Bariloche, Daniel García, quien aseguró que “no se puede hacer futurología pero está claro que no es la desazón de 2011 porque este tipo de ceniza se va a volar”. Sin embargo, un referente de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo de Bariloche (Aavytuba) admitió que ya han recibido cancelaciones por parte de pasajeros que tenían previsto viajes en los próximos días. “Muchos de ellos, mexicanos y norteamericanos, fueron desviados a otros destinos, como Mendoza. Esto nos liquidó. Esperemos que sea breve y que las compañías aéreas decidan volar”, indicó desconcertado.

Distinta es la situación del turismo estudiantil, ya que los paquetes se pagan con un año de anticipación y la llegada suele ser vía terrestre. “En los últimos días, hemos recibido muchos llamados para consultar por la situación pero las imágenes de la ciudad en funcionamiento lo dicen todo. Podría haber algún inconveniente con los estudiantes chilenos que, el año pasado, sumaron 18 mil en Bariloche. Para este año esperábamos 20 mil, pero ellos están más acostumbrados a estos golpes”, concluyó Néstor Denoya, de la Asociación de Turismo Estudiantil local.



Lorena Direnzo