SOCIEDAD ANTECEDENTES

El caso del empresario que mató a la madre de su hijo

PERFIL COMPLETO

El caso del policía Angel Borile no es el primero en que un hombre mata a su ex pareja y huye. En agosto pasado, en el partido bonaerense de Pilar, ocurrió un caso similar. En aquella oportunidad, el asesino fue Antonio González (49), quien apuñaló a ex pareja y secuestró por unas horas a su pequeño hijo de 7 años con síndrome de Down. A los cuatro días, apareció ahogado en San Clemente del Tuyú.
El hombre se había encontrado con su ex esposa, Carolina Giardino (44), en la puerta de la casa de ella para resolver un asunto con respecto a los tres hijos que tenían en común. Discutieron delante del más pequeño, y González tomó un cuchillo y la apuñaló.
La mujer quedó tendida en la vereda sin vida y el hombre se llevó a su hijo, al que dejó más tarde en la casa de su padre. González escapó. La Justicia ordenó su captura internacional. Se realizaron más de veinte allanamientos en distintas propiedades. El 18 de agosto fue encontrado muerto en las playas de San Clemente.
Paola Acosta y su beba de dos años estuvieron desaparecidas cuatro días. El 21 de septiembre pasado la mujer fue encontrada asesinada en una alcantarilla y su hijita, milagrosamente viva a su lado, en Córdoba. El padre de la nena, Gonzalo Lizarralde, quedó detenido. La fiscal de la causa cree que la mató porque Acosta le pidió al hombre que reconociera a la nena y le pase la cuota alimentaria.  
Según datos de la Asociación La Casa del Encuentro, cada treinta horas una mujer es asesinada, víctima de violencia de género en Argentina. Unas 295 mujeres fueron asesinadas por ese motivo el año pasado.

N.G.