SOCIEDAD PANICO EN EL BERNARDINO RIVADAVIA DE MERLO


El chico de los disparos fue derivado a un instituto

El joven, que cursa quinto año, permaneció el viernes detenido en una comisaría y ayer fue trasladado a un instituto de menores de La Plata. Mañana, un grupo de padres hará una marcha al colegio para reclamar a las autoridades.


Foto:Cedoc Perfil

Agencias El adolescente que el viernes ingresó armado a su escuela de la localidad bonaerense de Merlo y disparó tres veces sin provocar lesiones a ningún compañero, pero generando alarma y angustia entre la población escolar, fue trasladado a un instituto de menores de La Plata, señaló ayer la agencia Télam. Antes, durante el viernes, había permanecido demorado en una comisaría junto a su madre, quien aseguró que el arma calibre 22 que el joven llevó en su mochila al instituto Bernardino Rivadavia, donde cursa quinto año, no era de ningún miembro de la familia. Además, la causa, que en un primer momento fue caratulada como “abuso de arma y tenencia ilegal de arma de uso civil”, ayer fue modificada y pasó a ser “amenazas agravadas por el uso de arma de fuego y tenencia de arma de guerra”. Ayer, los alumnos que presenciaron el ataque trabajaron con equipos de psicólogos para tratar la situación y volver a clases normalmente a partir de mañana. El viernes, inspectores de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires ya se habían hecho presentes en la institución para brindar contención. Según trascendió, el joven estaba bajo tratamiento psicológico y había tenido ataques de pánico antes de que se produjera el hecho. Su madre contó que leía revistas de policiales. El viernes por la mañana disparó tres veces dentro del aula: una vez a la estufa, otra a la pared y otra al techo, causando pánico entre los estudiantes y maestros, pero sin herir a ningún compañero. Por la tarde, en una reunión que los padres mantuvieron con las autoridades del colegio sobre lo sucedido, hubo versiones encontradas acerca de si el chico –a quien señalan como “bueno pero un poco solitario”– era o no víctima de bullying. En tanto, mañana un grupo de padres marchará hasta el colegio para reclamar la renuncia de las autoridades, a quienes acusan de no haber actuado con el joven a tiempo, lo que pudo haber prevenido lo que ocurrió. Sucede que el adolescente ya había tenido problemas de conducta, y se le venía brindando asistencia. La semana anterior, por ejemplo, se le había realizado un acta luego de que golpeara uno de los pupitres que hay en las aulas después de dar una lección oral, según dijo a este diario uno de los padres, que además es miembro de la comisión directiva de padres



Redacción de Perfil.com