SOCIEDAD

El contacto emocional es esencial

PERFIL COMPLETO

La clave de una crianza positiva es que esté centrada en las necesidades del niño y no en las de los padres. Las investigaciones modernas del apego demuestran que la seguridad de un niño con sus padres depende de encontrarlos disponibles para responderle cuando los necesita, y que sean sensibles para entenderlo. Este principio no puede reducirse a ningún comportamiento específico. Centrarse en el niño y estar atento a él no es equivalente a amamantar por un tiempo prolongado, dormir con él o tenerlo mucho en brazos.
Hay que entrar en sintonía con el bebé, tratar de captar sus estados emocionales utilizando la empatía, poniéndose en su lugar. Es un proceso que lleva tiempo. Lo que importa es que los padres  aprendan a leer los estados emocionales de su hijo, y desde allí, conectados con él, le proporcionen lo que necesita. Asimismo los padres deben ser plásticos para ir modificando lo que se le da a un niño a lo largo del tiempo. Lo que necesita un bebé en el primer año no es lo mismo que necesita uno ya mayor. Lo esencial es que en cada paso de la crianza los padres estén en contacto con el mundo emocional de sus hijos, que excede ampliamente el mero contacto físico. Es esa conexión emocional con ellos la sede de la seguridad presente y futura de sus hijos.

*Doctora en psicología y profesora de la UCA.



Ines Di Bartolo*