SOCIEDAD EN DIEZ AÑOS, EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

El crecimiento de los m² construidos duplicó al aumento de la población

La edificación avanza sin freno a pesar de una cifra de habitantes estables. La proliferación de oficinas, y familias menos numerosas impulsan el fenómeno.

Foto:Juan Obregon

Dos millones de metros cuadrados. La cifra equivale, por ejemplo, a 20 mil casas de 100 m² o a 40 mil departamentos de 50 m², pero, en definitiva, ese total representa lo que la ciudad de Buenos Aires incorpora todos los años a su superficie edificada. El fenómeno sorprende por varios motivos, pero principalmente porque se da mientras la población del distrito permanece prácticamente estancada desde hace varias décadas. La tendencia empujó hacia arriba el espacio construido del que cada porteño dispone, que en 2001 era de 31 m² y en 2010 fue de 52 m².

En 2001, la superficie total edificada en la ciudad era de 220 millones de metros cuadrados. En 2010 era de 238 millones. Eso significa un aumento del 8%. Sin embargo, la población no acompañó la tendencia: en 2001 había 2.776.138 habitantes, y el último censo, en 2010, relevó a 2.891.082 personas, apenas 4% más. Hoy se calcula que la brecha se amplió aun más. El número de metros cuadrados de construcción trepó a 244 millones, y se estima que la cantidad de habitantes sigue por debajo de los tres millones. El incremento de m² entre 2001 y 2014 ronda el 11%.

Los datos surgen de los permisos para obras nuevas y ampliaciones que otorga la Dirección General de Registro de Obras y Catastro de la Ciudad. Casi el 80% de esos pedidos son para desarrollar departamentos chicos, de uno o dos ambientes.

“Que la ciudad tenga cada vez mayor cantidad de metros cuadrados por habitante suele tomarse como una mejora en el nivel de vida del porteño. La tendencia se da por varios motivos. Por ejemplo, el grupo familiar que más crece por estos días es el de una sola persona. Y la familia tipo ya no existe; el clásico madre, padre y dos hijos mutó a familias ensambladas o a madres o padres que viven con uno o más hijos”, explica Enrique García Espil, profesor de la cátedra Planificación Urbana de la FADU y ex presidente de la Sociedad Central de Arquitectos.

Según los especialistas, las construcciones son cada vez más pequeñas y cobijan menos habitantes. En Buenos Aires, el 73% de las viviendas son departamentos en edificios. En el 58% de los casos viven menos de tres personas, de los cuales 33% constituyen hogares unipersonales. Entre tres y cuatro individuos tienen el 33% de las viviendas, y cinco o más habitantes hay en el 9% de los casos.

Para Héctor Lostri, secretario de Planeamiento del GCBA, “si Buenos Aires no construyera dos millones de metros cuadrados por año, perdería población. El fenómeno se da, entre otras cuestiones, por todos los servicios que ofrece la ciudad, como por ejemplo las oficinas. En Buenos Aires duermen alrededor de tres millones de personas, pero durante el día ingresan desde otros distritos otros tres millones”, explica. Para Lostri, la ciudad se transformó, además, en lo que él llama “reserva de valor”: personas que no confían en el sistema financiero e invierten su dinero en ladrillos.

Ciudades como Londres, Madrid y París viven el mismo fenómeno, según los especialistas consultados. Y además de la cantidad de viviendas vacías que hay en la ciudad (ver aparte), desde el sector vinculan la tendencia a la creciente cantidad de construcciones dedicadas a oficinas y espacios de trabajo. En ese sentido, García Espil destaca el crecimiento de la llamada “ciudad administrativa”, lo que provocó que el micro y el macrocentro dejaran de ser referencia del eje administrativo. “Hoy las empresas prefieren instalarse en barrios como Belgrano, Colegiales y Palermo”, indica. Lostri adhiere a esa teoría: “En el distrito tecnológico, por ejemplo, ya tenemos radicadas unas 300 empresas”, dice. “Son muchas construcciones nuevas; sin embargo, no toda la gente que trabaja allí vive en Parque Patricios”, concluye.



Patricio Navarra / Claudio Corsalini