SOCIEDAD DUDAS EN TORNO A SU MUERTE

El fiscal del caso Arruga evalúa pedir la exhumación del cuerpo

Sebastián Basso, a cargo de la causa, quiere saber cómo murió el chico que fue enterrado como NN en el cementerio de Chacarita.

Foto:Cedoc

El viernes pasado se confirmó que el cuerpo de Luciano Arruga (16) estaba enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita. Así, su familia puso fin a cinco años y ocho meses de búsqueda del joven que había desaparecido a fines de enero de 2009. A partir de ahora comienza una nueva carrera, que tiene como meta conocer “toda la verdad” sobre la muerte, para lo cual la Justicia evalúa pedir en las próximas horas la exhumación del cadáver para practicarle una nueva autopsia y realizar la prueba de ADN que sirva para  corroborar la identidad.

“A partir del lunes se van a empezar a hacer los pedidos oficiales”, dijeron fuentes judiciales a PERFIL. Lo más probable es que el fiscal Sebastián Basso pida la exhumación del cadáver para confirmar, entre otras cosas, si el chico murió a raíz de un accidente de tránsito, como figura en la causa. “Ahora tenemos que armar un rompecabezas para llegar a la verdad y entender lo que pasó”, aseguró Vanesa Orieta, hermana de Luciano.

Con un hábeas corpus presentado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en abril pasado, el juez federal de Morón Pablo Salas solicitó que se compararan las huellas dactilares registradas por la Policía cuando Luciano había estado detenido con los registros de NN con los que cuenta la Policía Científica.

Así se determinó el viernes pasado que el cuerpo de un NN enterrado en el cementerio de la Chacarita (luego de que fuera atropellado en la General Paz, operado en el Hospital Santojanni y falleciera a las 8 de la mañana del 1º de febrero de 2009) era el de Luciano. “El hallazgo deja una sensación totalmente agridulce, porque se cumplió con la búsqueda pero se perdieron cinco años y medio”, destacó el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Mariano Borinsky, quien dio lugar al hábeas corpus que permitió el hallazgo del cuerpo.

El magistrado precisó, en diálogo con Radio América, que “la causa penal se sigue tramitando para determinar los culpables, y el hábeas corpus sigue con el ADN y demás medidas para dar con más certezas” sobre las causas que produjeron la muerte del menor de 16 años.

Desde el CELS ponen en duda la versión del accidente. “Hay interrogantes que siguen pendientes y que de ninguna manera cambian los hechos, como la tortura que escuchó la hermana en la comisaría y la extorsión que la policía ejercía sobre este chico y tantos otros varones de los barrios populares, a quienes amenazaban para que robaran para ellos”, destacó en conferencia de prensa Horacio Verbitsky, titular del CELS, y agregó: “Todo esto requiere una explicación. La madre de Luciano fue al Santojanni aquel día y no le dieron información. Pero además hubo huellas y fotografías, que son las que hoy nos permitieron llegar a esta nueva investigación”.



Nadia Galan