SOCIEDAD ESTÁ INTERNADO EN TERAPIA INTENSIVA

El hombre que mató a sus hijos discutió antes con su esposa

Miguel Angel Morales tuvo una fuerte pelea con su mujer. Después pasó a buscar a los chicos por la escuela y los asesinó a balazos.

Foto:Cedoc Perfil

Cerca de la hora de la cena del viernes, la figura de un hombre con un arma dentro de un auto inquietó a los vecinos de Parque Chas, sobre todo porque lo acompañaban dos nenes. Llamaron a la policía, pero cuando llegaron los agentes de la Comisaría 39ª, ya era tarde. Miguel Angel Morales (63) había gatillado sobre la cabeza de sus dos hijos de 5 y 7 años. Intentó suicidarse, pero no lo logró. Herido, fue trasladado al Hospital Tornú y luego derivado al Fernández, donde fue operado. Ahora, permanece internado en coma farmacológico en la Unidad de Terapia Intensiva.

El hecho ocurrió alrededor de las 20.30 en el cruce de Combatientes de Malvinas y pasaje China, de Parque Chas, a pocos metros de la casa donde vivía Morales junto a su pareja, Verónica Sauco (37), y los dos pequeños asesinados.

Fuentes del caso dijeron que creen que el hombre tomó la determinación tras una discusión que habría tenido con su pareja. Se los llevó en su auto Ford Fiesta, estacionó en la esquina y les disparó a ambos en el cráneo. Cuando los médicos del SAME llegaron al lugar, encontraron a la nena muerta y a su hermano con “muy poco pulso”. Al igual que su padre, el niño fue trasladado al Hospital Tornú y luego derivado al Gutiérrez, donde murió.

La madre de los menores y pareja del homicida debió ser contenida por un psicólogo, debido a que “quedó sumida en una profunda crisis de nervios”, situación que confirmó a PERFIL un allegado a la familia. Sin embargo, llegó a decirle a la policía que las peleas con Morales “eran constantes” y que el día de la tragedia discutieron, “como es habitual”. Cuando dejó la casa, después de la pelea, Morales debía ir a buscar a los chicos al colegio. La mujer no tuvo más noticias de ellos, hasta que le comunicaron lo que había ocurrido.

En tanto, los médicos de guardia del Tornú constataron que Morales se había disparado en la boca, que el proyectil había salido por la parte posterior del parietal izquierdo sin pérdida de masa encefálica. Sin embargo, sufría una importante inflamación intercraneal que requería una operación descompresiva, por lo que lo estabilizaron y lo derivaron al Fernández, donde fue sometido a la intervención y quedó internado en estado delicado.

“Realmente, casi no he dormido tratando de entender por qué hizo esto. No le encuentro explicación”, dijo el socio de Morales, con quien realizaba trabajos de plomería.

En declaraciones al canal TN,  Carlos confirmó que su amigo, a quien conoce desde hace cuarenta años, tenía problemas económicos y de pareja. “Nunca fue un tipo violento. Cuando íbamos juntos en el auto y había tránsito, él me calmaba a mí. Y siempre tenía desesperación por sus hijos. A veces se iba de un lado porque tenía que ir a buscarlos al colegio. Por eso, que haya hecho esto con sus hijos no me entra en la cabeza”, señaló. Carlos contó que en los últimos meses tenían poco trabajo y que esta situación los preocupaba: “Andaba mal el trabajo, pero como todo, la situación del país es difícil. Y él alquilaba ahí”. Por otro lado, dijo que su amigo “tenía problemas con la mujer, pero como tenemos todos. No sé, no le encuentro explicación. Es inentendible. Porque haya pasado lo que haya pasado en cualquier pareja, que se la agarre con dos criaturas no tiene nada que ver... Me pregunto por qué lo hizo”, se lamentó y agregó que “si hubiera sido alguien violento, lo hubiera entendido más”, pero siempre fue un hombre de “buen trato, de paliar todos los problemas”.

Además, el plomero contó que tenía conocimiento de un arma que Morales guardaba en su casa, con la que salían a practicar tiro “cuando eran jóvenes”. “La tenía guardada hace años, nunca la usaba, debería estar toda oxidada”, señaló.



Cecilia Di Lodovico / Nadia Galan