SOCIEDAD CAYO EL HOMBRE MAS BUSCADO DE ROSARIO

El líder de la banda narco Los Monos fue detenido después de estar dos años prófugo

Ariel Máximo Cantero es el mítico cabecilla de la organización. Fue apresado cuando conducía un carro tirado por un caballo. Dio un nombre falso pero la policía logró identificarlo gracias a sus huellas dactilares.

Foto:Cedoc Perfil

nadia galan
El hombre más buscado de Rosario fue detenido ayer de casualidad conduciendo un carro tirado por un caballo. Al principio, nadie lo reconoció sino que fue demorado por una “actitud sospechosa” y porque intentó huir de un “control policial de rutina”. Cuando lo llevaron a la comisaría para corroborar su identidad, todos quedaron sorprendidos: se trataba del líder de la banda narco Los Monos, Ariel Máximo Cantero, que estaba prófugo desde hacía dos años.
Cantero es conocido como “el Viejo” o “el Ariel”, sindicado como el primer líder de la organización narco criminal que tiempo después les pasó el mando a sus hijos. Es el padre de Claudio “Pájaro” Cantero, asesinado en mayo de 2013 en el marco de una guerra que desembocó en una seguidilla de muertes que se mantienen hasta la actualidad.
De casualidad, la libertad de este hombre de 50 años llegó a su fin. Efectivos de la patrulla de la seccional 19ª de Rosario divisaron a dos personas en un carro que intentaron evadir el control policial en el barrio Moderno, al oeste de Rosario. Eso despertó sospechas entre los agentes, que decidieron detener a los hombres y pedirles que se identificaran.
Cantero fue herido de un perdigonazo. En su poder tenía 3 mil pesos, algo que llamó la atención de los efectivos. Todavía no se sabía de quién se trataba. En la comisaría un efectivo sospechó que podría tratarse del líder de Los Monos, algo que recién se confirmó con el análisis de sus huellas dactilares. En ese momento, los policías supieron que estaban ante el fugitivo más buscado: Ariel Máximo Cantero, prófugo desde hace dos años junto a su hijo adoptivo Ramón “Monchi” Machuca.
“Aproximadamente a las 12, una de las patrullas que tenemos brindando seguridad en la zona oeste advierte la presencia, en Felipé Moré y Centeno, de un carro tirado por un equino y arriba del mismo dos individuos; dos varones, uno de ellos menor de edad, y deciden ir a identificarlos”, detalló el jefe de la Policía de Rosario, José Luis Amaya, en una conferencia de prensa realizada ayer en la sede de Jefatura de Policía.
Además, el comisario destacó que los hombres intentaron darse a la fuga pero fueron detenidos y trasladados a la comisaría.
“No hay elementos para acusarlo de asociación ilícita. Todo esto es una bruma política”, dijo anoche a PERFIL Carlos Varela, abogado defensor de la familia Cantero.  
Está previsto para el próximo martes que la jueza penal Alejandra Rodenas le tome declaración indagatoria. Mientras tanto permanecerá alojado en el penal de Coronda.

Historia. Cantero había logrado escapar de la Policía en 2013, cuando se allanó su casa y quedó detenida parte de su familia, entre ellos su hijo Máximo Ariel, conocido como “el Guille” (preso y condenado), y su esposa, Celestina Contreras (que luego recuperó su libertad). En ese momento, Ariel logró escapar y desde entonces se le perdió el rastro.
Ariel Máximo heredó el mando de la banda en 2003, tras la muerte de su concuñado Juan Carlos Fernández, alias “el Mono Grande”. En aquel momento compartió la organización de la banda con su esposa, Celestina, familiar del fallecido Fernández.
Luego, “el Viejo” decidió trasladar el poder a sus hijos y controlar el accionar de la organización desde las sombras. En manos del “Pájaro” quedó el mando general de la banda, el vínculo con la policía pasó a depender de “Monchi” y el control de los sicarios, de “Guille”. Tras el crimen del “Pájaro”, el accionar de la banda quedó al descubierto.      n

El hombre más buscado de Rosario fue detenido ayer de casualidad conduciendo un carro tirado por un caballo. Al principio, nadie lo reconoció sino que fue demorado por una “actitud sospechosa” y porque intentó huir de un “control policial de rutina”. Cuando lo llevaron a la comisaría para corroborar su identidad, todos quedaron sorprendidos: se trataba del líder de la banda narco Los Monos, Ariel Máximo Cantero, que estaba prófugo desde hacía dos años.
Cantero es conocido como “el Viejo” o “el Ariel”, sindicado como el primer líder de la organización narco criminal que tiempo después les pasó el mando a sus hijos. Es el padre de Claudio “Pájaro” Cantero, asesinado en mayo de 2013 en el marco de una guerra que desembocó en una seguidilla de muertes que se mantienen hasta la actualidad.
De casualidad, la libertad de este hombre de 50 años llegó a su fin. Efectivos de la patrulla de la seccional 19ª de Rosario divisaron a dos personas en un carro que intentaron evadir el control policial en el barrio Moderno, al oeste de Rosario. Eso despertó sospechas entre los agentes, que decidieron detener a los hombres y pedirles que se identificaran.
Cantero fue herido de un perdigonazo. En su poder tenía 3 mil pesos, algo que llamó la atención de los efectivos. Todavía no se sabía de quién se trataba. En la comisaría un efectivo sospechó que podría tratarse del líder de Los Monos, algo que recién se confirmó con el análisis de sus huellas dactilares. En ese momento, los policías supieron que estaban ante el fugitivo más buscado: Ariel Máximo Cantero, prófugo desde hace dos años junto a su hijo adoptivo Ramón “Monchi” Machuca.
“Aproximadamente a las 12, una de las patrullas que tenemos brindando seguridad en la zona oeste advierte la presencia, en Felipé Moré y Centeno, de un carro tirado por un equino y arriba del mismo dos individuos; dos varones, uno de ellos menor de edad, y deciden ir a identificarlos”, detalló el jefe de la Policía de Rosario, José Luis Amaya, en una conferencia de prensa realizada ayer en la sede de Jefatura de Policía.
Además, el comisario destacó que los hombres intentaron darse a la fuga pero fueron detenidos y trasladados a la comisaría.
“No hay elementos para acusarlo de asociación ilícita. Todo esto es una bruma política”, dijo anoche a PERFIL Carlos Varela, abogado defensor de la familia Cantero.  
Está previsto para el próximo martes que la jueza penal Alejandra Rodenas le tome declaración indagatoria. Mientras tanto permanecerá alojado en el penal de Coronda.

Historia. Cantero había logrado escapar de la Policía en 2013, cuando se allanó su casa y quedó detenida parte de su familia, entre ellos su hijo Máximo Ariel, conocido como “el Guille” (preso y condenado), y su esposa, Celestina Contreras (que luego recuperó su libertad). En ese momento, Ariel logró escapar y desde entonces se le perdió el rastro.
Ariel Máximo heredó el mando de la banda en 2003, tras la muerte de su concuñado Juan Carlos Fernández, alias “el Mono Grande”. En aquel momento compartió la organización de la banda con su esposa, Celestina, familiar del fallecido Fernández.
Luego, “el Viejo” decidió trasladar el poder a sus hijos y controlar el accionar de la organización desde las sombras. En manos del “Pájaro” quedó el mando general de la banda, el vínculo con la policía pasó a depender de “Monchi” y el control de los sicarios, de “Guille”. Tras el crimen del “Pájaro”, el accionar de la banda quedó al descubierto.


‘Monchi’, el último fugitivo
Ramón “Monchi” Machuca es el único integrante de la familia Cantero que está prófugo de la Justicia. Hace un año, desde la clandestinidad, el hombre provocó a la policía en una entrevista: “No tiene inteligencia ni para buscar a su mujer con el amante”. “Monchi” no es hijo biológico de Cantero pero fue integrado a la familia desde chico y considerado un hijo más por parte de Ariel y su esposa. Según se desprende de la causa, “Monchi” era quien tenía contactos con los policías que formaban parte de la banda. El rol de los efectivos estaba relacionado con dejar zonas liberadas y alertar a los líderes sobre allanamiento a sus propiedades que podrían comprometerlos. Hoy es el único de la familia que se mantiene oculto.



Nadia Galan