SOCIEDAD SANTIAGO DEL ESTERO


El milagro por el que Mama Antula es proclamada beata

Se le atribuye la curación de una hermana a quien los médicos le pronosticaron una muerte segura. Es la novena beata argentina.

El papa Francisco autorizó el 4 de marzo de este año la promulgación del decreto que reconoce el
El papa Francisco autorizó el 4 de marzo de este año la promulgación del decreto que reconoce el "milagro" atribuido a la intercesión de Mama Antula.
Foto:Cedoc
La curación de una religiosa a quien los médicos le pronosticaron una muerte segura y, que las monjas le rezaran a su fundadora por su recuperación, fue el “milagro” que se le atribuyó a Mama Antula para ser proclamada este sábado beata en Santiago del Estero.

A Mama Antula, se le atribuye la curación de la hermana María Rosa Vanina, religiosa de la congregación Hijas del Divino Salvador, quien se recuperó de una colecistitis aguda con shock séptico en 1904. El testimonio de la mujer fue clave para avanzar en el proceso de canonización de Mama Antula. 

Según figura en la causa, la religiosa declaró el 24 de septiembre de 1906, cuando tenía 31 años. "Agradezco este beneficio de la Providencia Divina y creo fundamentalmente haber sanado por la intercesión de nuestra venerable madre fundadora", afirmó Vanina en su declaración incluida en el expediente canónico de beatificación recién aprobado en marzo de este año.

El 2 de julio de 2010, el papa Benedicto XVI autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos la promulgación del decreto que reconoció que las virtudes cristianas en grado heroico y la proclamó venerable. En tanto, el papa Francisco autorizó el 4 de marzo de este año la promulgación del decreto que reconoce el "milagro" atribuido a la intercesión de Mama Antula. 

Nueve veces. María Antonia de Paz y Figueroa, más conocida como Mama Antula, se convirtió hoy en la novena persona de nacionalidad argentina en ser beatificada, entre casi medio centenar de causas para canonizar a religiosos y laicos que dieron testimonio de su fe o murieron por su fidelidad al Evangelio.

La proclamación de beata de la laica consagrada santiagueña fue impulsada por el papa Francisco, quien el 16 de octubre en el Vaticano también proclamará santo al Cura Brochero, el primer argentino en alcanzar ese honor de los altares.