SOCIEDAD HORROR

El padrastro de la nena violada y asesinada en San Luis se ahorcó en su celda

El hombre, que permanecía detenido acusado del crimen de Florencia Di Marco, dejó tres cartas antes de quitarse la vida.

Lucas Gómez
Lucas Gómez Foto:captura

Lucas Gómez, el acusado de violar y matar a su hijastra de 12 años en la provincia de San Luis, y quien se encontraba detenido en la cárcel de máxima seguridad de Pampa de las Salinas tras el crimen de la menor, fue hallado muerto en su celda. Dejó tres cartas antes de tomar la decisión. 

El juez penal Sebastián Cadelago confirmó que Gómez escribió tres misivas antes de quitarse la vida: “La carta a sus hijos es una carta de despedida donde dice que los quería mucho. A su madre le pidió que los cuide y a su mujer le decía que él no había matado a Florencia, que la noche del hecho la encontró colgada en su habitación y que empezó a tomar y a consumir drogas y que tiró el cuerpo en otro lado porque pensó que le iban a echar la culpa”, detalló.

Además, reveló detalles de la escena de la muerte: "Usó un cable de red, de esos de internet unido al cordón del jogging que tenía puesto. Creemos que el cable lo cortó de la instalación de un teléfono que estaba ubicado en el pabellón, en el espacio común”.

Por su parte, el interventor del Servicio Penitenciario de San Luis, Hugo Scarso, indicó que se abrió un sumario administrativo para investigar "la responsabilidad del personal" de la cárcel donde fue hallado ahorcado el hombre."Me informaron que fue encontrado colgado. Fue un suicidio", afirmó, según consignó la agencia DyN.

El detenido se encontraba en una celda común y su muerte es investigada por el titular del Juzgado Penal N° 1, el magistrado Sebastián Cadelago Fillipi, que instruyó actuaciones por "averiguación de causales de muerte"

Florencia Di Marco fue hallada muerta el 23 de marzo en la localidad de Saladillo, tras permanecer desaparecida desde el miércoles anterior a esa fecha. La autopsia reveló que fue violada, asfixiada con un lazo y arrojada sin vida debajo de un puente de esa localidad, ubicada a 43 kilómetros de la capital. El propio Gómez fue quien había realizado la denuncia de la desaparición de su hijastra, dado que él estaba a cargo de su cuidado.

El perito a cargo de la autopsia, Ricardo Torres, ratificó en esa oportunidad que la niña sufrió una muerte por asfixia por estrangulamiento, con violencia, y presentaba signos de abusos previosAsimismo, aseguró que "las muestras en el cuerpo revelaron que sufrió un verdadero calvario y que fue sometida reiteradamente".

Carina Di Marco, madre de la nena, fue detenida el 6 de marzo por los abusos que sufrió su hija en episodios anteriores al asesinato, para lo cual fue clave el testimonio de dos maestras de la localidad mendocina de Palmira, donde vivían antes de trasladarse a San Luis, y del entorno familiar.

Las docentes afirmaron que habían advertido a Di Marco que su marido "habría manoseado" a la chica, ante lo cual la mujer, según esos testimonios, minimizó la situación y manifestó que su hija "era mentirosa" y su pareja era un "buen padre".