SOCIEDAD ENCUESTA DE LA UAI

El ranking de las diez “costumbres” que generan más conflictos de pareja

Dejar la ropa sucia tirada o el toallón mojado sobre la cama son algunos de los hechos de la vida cotidiana que más afectan la convivencia.

Foto:Cedoc.

Dejar la ropa sucia tirada, la poca colaboración con las tareas de la casa, la falta de planificación de salidas conjuntas, los toallones mojados sobre la cama o las prendas que quedan colgando en la bañadera encabezan el ranking de costumbres de la vida cotidiana que más afectan a las parejas argentinas. Así lo refleja una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana en la que 400 entrevistados –todos ellos casados o viviendo en pareja– analizaron qué cuestiones les molestan más del otro en el día a día.

Los psicólogos especialistas en parejas reconocen que muchos de estos temas surgen en terapia, y que cada vez son más jóvenes los que aparecen pidiendo ayuda por problemas de la convivencia. “Hay más consultas sobre cómo mantener la convivencia por la buena senda; algunos trabajan de manera individual y otros de a dos. Sobresale la búsqueda de conciliación entre ceder algo por el otro y, al mismo tiempo, defender su propia identidad”, explica el médico psicoanalista Eduardo Drucaroff, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

En uno de los puntos de la encuesta se pedía que las personas calificaran las dificultades de convivencia del 1 al 5, siendo 1 muy fácil y 5 muy difícil, y la mayoría (el 37%) eligió el 3.

El tema de cómo manejan el dinero no pareció un tema conflictivo entre los encuestados. El 72% de mujeres y hombres coincidieron en que “muy pocas” veces discutió por dinero y que pagan a medias sin importar quién gastó más.

No tan sencillo resulta el manejo del control remoto y la decisión de qué programa ver. El 35,8% de los encuestados afirma que no logra un acuerdo en cuanto al manejo del control remoto y ése es un motivo de discusión. Por otro lado, el estudio también revela que “los celos” (18%) ocupan el sexto lugar del ranking y continúan “las visitas a familiares” (14,8) y “hablar por teléfono” (13,5%).

Pero estos números cambian cuando se analizan las respuestas por género. Si bien hombres y mujeres coinciden en algunas cuestiones, cambian el orden y las prioridades. Para las mujeres lo más molesto es que ellos no colaboren en las tareas de la casa (44,7%), que dejen la ropa sucia tirada (40,3%) y que no planifiquen salidas con  ellas (38,3%). Para los varones lo peor de la convivencia es cuando sus mujeres dejan ropa en la canilla o pelos en la bañera (48,6%), el segundo lugar también lo ocupa la ropa sucia (36,2%), y en el tercer puesto a ellos les molesta que fumen (28,6%) (ver más detalles en la infografía).

Si bien todas estas cuestiones son temas menores, en algunos casos pueden generar discusiones y peleas que arruinan el día a día. Eso le sucedió a Ericka Diez (23), quien después de dos años de noviazgo comenzó a construir su casa y compró  un auto junto con su novio Fernando Serra (26). Pero como durante la convivencia las peleas se hacían más frecuentes decidieron empezar con sesiones de terapia.

“El principal motivo de nuestras peleas fueron las diferencias y no estar dispuesto a ceder, porque a veces hay que hacerlo aún teniendo la razón. Nos sirvió para sentarnos a hablar, algo tan simple, pero que a veces es complicado hacer”, explica Ericka.

Con distintos ejercicios ellos lograron armar listas de las cosas que no les gustan del otro, de las actitudes que complican la relación y pusieron nuevas “reglas” para llevarse mejor.

“Cuando salíamos nos sorprendía la cantidad de cosas que no sabíamos del otro. Ahora la cantidad de peleas disminuyó, pero estarán siempre. Lo bueno es que ahora sabemos un poco mejor cómo manejarlas”, concluye.



Gisela Nicosia