SOCIEDAD PARA CAMINAR BUENOS AIRES

El turismo ‘a la gorra’ gana espacio en la ciudad

Tal como sucede en toda Europa, los guías reciben una propina al final del recorrido.

La esquina de avenida Rivadavia y Rodríguez Peña, a pasos de la Plaza del Congreso, es el punto de encuentro donde Gastón Cernadas (32) espera al grupo de turistas que lo acompañará en el tour de cada día. Pero el suyo no es un tour tradicional, sino que responde a la modalidad de turismo “a la gorra”, tan común en ciudades europeas.

Tal como lo dice la palabra, la modalidad es gratuita, con la posibilidad de que cada turista deje una propina al guía al final del recorrido. Cernadas es guía turístico y creó Buenos Aires Free Tour!, en 2008, donde cuatro guías encabezan los dos tours que ofrecen por día, por el Centro y Recoleta.  “Cuando empezamos, la idea era buscar otra variable a los tours regulares, en los que la gente pudiera salir a la calle, divertirse y aprender cosas locales”, cuenta a PERFIL.

Los tours son de lunes a sábados, y no se suspenden por nada. “Si llueve, vamos con paraguas. Para los extranjeros ésta no es una ciudad fría, y no tienen problema en salir a caminar con bajas temperaturas o lluvia”, agrega. En promedio, se acercan entre 20 y 25 personas con quienes recorren los puntos más tradicionales, como el Obelisco, la Casa Rosada o el Cementerio de Recoleta, con guías habilitados por el Ente de Turismo porteño.

Pero no son los únicos. Desde que empezaron, la modalidad de turismo a la gorra fue ganando cada vez más adeptos en Buenos Aires. Hoy, son varias las empresas que ofrecen este servicio, a todo tipo de turistas, desde mochileros hasta huéspedes de hoteles cinco estrellas.

La clave son las remeras de color que cada uno usa para distinguirse de la multitud que hay en el Obelisco, por ejemplo, y esperar a su grupo. Los guías de Buenos Aires Free Walks utilizan una naranja.  Creada por Mariano Fraga (26) hace menos de un año, cuentan con cinco guías que también recorren la ciudad a pie, y a la gorra. “Nosotros pensamos cuáles son las atracciones principales para ver, todo en la calle, no entramos a lugares como museos”, aclara Fraga, que antes trabajó como guía de un museo.

Y si bien los brasileños son los que más visitan Buenos Aires, a los tours gratuitos se anotan turistas de todas partes del mundo: europeos, norteamericanos, asiáticos. Sólo necesitan unas buenas zapatillas.



Josefina Hagelstrom