SOCIEDAD ATACADO EN LA BOCA

El turista apuñalado pasará fin de año con el médico que lo salvó

.

Alta. El cirujano Yamil y Joe, el miércoles pasado en el Argerich.
Alta. El cirujano Yamil y Joe, el miércoles pasado en el Argerich. Foto:Cedoc perfil

El turista norteamericano que fue apuñalado en La Boca y el cirujano que le salvó la vida en el Hospital Argerich van a festejar juntos el inicio de 2018. El médico lo invitó a celebrar fin de año en su casa de Pilar luego de que el hombre recibiera el alta médica, tras permanecer internado veinte días luego de haber resultado herido de gravedad por dos ladrones.

“Cuando estábamos tramitando el alta (el miércoles pasado), le pregunté sobre las fiestas y con quién la pasaban y me dijo que quizás solos, que no sabía. Entonces así fue que le dije ‘vengan a casa’”, cuenta el médico cirujano Yamil Ponce a PERFIL. Joe Wolek (54) no lo dudó. Pero le preguntó si podía sumarse, además de su esposa Lena, una familia amiga de él.

Joe y Yamil armarán una larga mesa en la casa del médico. Allí se sentarán hoy las esposas de ambos, los tres hijos del cirujano y los padres de este, que llegaron de Entre Ríos, y la familia amiga del norteamericano (una pareja con tres hijos). Hasta ayer la cena no estaba definida, pero el asado no estaba entre las opciones porque el médico no come carne. “Le dije a mi esposa que desista de la idea de ‘comprar cualquier cosita’. Seguro que mi mamá nos salva”, relata entre risas Yamil. “Eso sí, le pedí que de postre haga su versión del tiramisú que es increíble”.

“Tenemos una silla vacía con una gran ausente, que es mi hermana. Ahora al menos Joe nos dará la alegría de festejar su vida. Y al menos Dios me ayudó a que su familia no sufriera como la mía la pérdida de la vida”, cuenta el médico. “Cuando vivís la muerte en carne propia y tenés la oportunidad de trabajar todos los días con la vida y la muerte, lo que más querés es que otra familia no pase por lo mismo. Al menos eso”.

Joe recibió diez puntazos en el pecho el 9 de diciembre cerca de Caminito. Llegó al Argerich “casi sin pulso”. Tenía una herida importante en el corazón y perforaciones en los pulmones. Yamil, que estaba de guardia, lo operó de urgencia y lo salvó.

“Lo más importante es que soy solo una persona que vino a este hospital; los verdaderos héroes son todas estas personas que están detrás de mí, que me ayudaron cuando estaba en esa esquina y pensaba que iba a morirme”, dijo Joe en la puerta del hospital tras recibir el alta.

Y continuó: “Voy a disfrutar mucho más de mi segunda vida. Amo Argentina, y seguramente volveré porque ahora tengo muchos amigos”.



Temas: