SOCIEDAD HISTORIAS DE VIDA DE LOS EXPATRIADOS

En los primeros tres meses del año, más de 7 mil venezolanos vinieron a instalarse en la Argentina

Según la Dirección Nacional de Migraciones, en el primer trimestre se resolvieron 7.611 pedidos de residencia. En todo 2016 fueron 11.298. La inseguridad y el caos social y económica hacen que emigren cada vez más jóvenes y profesionales.

bandera. Yurif, Gabriel y Giovanna, tres jóvenes venezolanos que llegaron en el último año, buscando trabajo para ayudar a sus familiares que se quedaron viviendo en su país.
bandera. Yurif, Gabriel y Giovanna, tres jóvenes venezolanos que llegaron en el último año, buscando trabajo para ayudar a sus familiares que se quedaron viviendo en su país. Foto:piemonte

Cada vez más, los venezolanos eligen Argentina como destino para instalarse, producto de la crisis económica, social y política que se vive en su país. El año pasado, más de 11 mil personas solicitaron la residencia, y sólo en los primeros tres meses de 2017 fueron más de 7 mil.  

El domingo pasado, la situación quedó aún más visibilizada con las largas filas de miles de venezolanos que votaron contra la reforma constitucional que impulsa Nicolás Maduro. Inseguridad, inflación y escasez de comida son los motivos que todos repiten cuando se les pregunta por qué se fueron. La facilidad de los trámites para conseguir documentos y trabajo formal, los motivos por los que vienen.

Creo que ahora sí todos entienden la situación terrible que se vive en Venezuela, donde llegamos al punto de emigrar, cosa que nunca pensábamos que íbamos a tener que hacer. El venezolano no emigra, al revés, éramos un país que recibía gente”, dice Carlos Urbano (45), caraqueño que llegó hace un año con su mujer y sus hijas. Ya había estado tres veces en Argentina antes, como turista. Allá trabajaba en una importante empresa de alimentos, pero en los últimos años la situación se complicó. La inflación es tal, que lo que le salieron los cuatro pasajes  para venir el año pasado es lo que hoy vale uno solo. Acá trabaja de taxista en Obomax, mandataria que en el último año contrató catorce venezolanos, muchos de ellos profesionales. Hay ingenieros, arquitectos y abogados.

Todos los mediodías se encuentran a almorzar por Palermo. Ninguno se conocía de antes; ahora tienen hasta un grupo de WhatsApp. Giovanni Julio (31) es ingeniero químico, y vino con su mujer embarazada. Allá no podían conseguir cosas básicas para un recién nacido, como leche o pañales. Ni salir a la calle, más que para buscar comida. Por la inseguridad, de noche todo está cerrado. Antes de manejar el taxi trabajó en un supermercado chino.

Rodolfo Pieri (33) tuvo que abandonar sus estudios de Arquitectura porque cerró su universidad, por los disturbios y las quejas de los estudiantes por las cuotas. Se vino con su hermana y sobrinos y estaban viviendo en Palermo, aunque ahora tuvieron problemas con la dueña del departamento. Es que alquilar siempre es lo que más les cuesta porque les piden garantías que no tienen. Y por eso muchas veces terminan pagando más caro por departamentos temporales o habitaciones.

“Nos cambió la vida totalmente”, agrega Alexander Jiménez Hernández (30). Esta semana vinieron su mujer y sus hijas, después de haber llegado sólo hace un año. Ingeniero en sistemas de Isla Margarita, tenía su emprendimiento, casa, auto. Ahora recorre la ciudad en taxi.

Según la Dirección Nacional de Migraciones, desde 2008 hasta la fecha más de 30 mil venezolanos solicitaron residencia, con un fuerte incremento en los últimos años: en 2015 hubo 4.707 pedidos, que se duplicaron al año siguiente y seguramente lo harán este año también (ver aparte).

Activismo. El domingo pasado, Gabriel Betancourt (23), abogado y activista político, estuvo como coordinador de monitoreo del plebiscito, donde se acercaron a votar miles de personas: “Fue una sorpresa; teníamos material para 16 mil personas en todo el país y votaron 28 mil”, cuenta. En su caso, tuvo que exiliarse por su activismo, y ahora vive por Retiro en la casa de unos amigos. Su familia quedó en Caracas.

“Fue emocionante, pero a la vez te llena de tristeza ver tanta gente que se fue, hay una fuga de juventud y de talentos enorme”, agrega Alvaro Marín (30), que trabaja de cocinero en un restaurante por Recoleta, y vive junto a su mujer, Yurif, por Almagro, donde alquilan una habitación. Dicen que lo que más extrañan son los paisajes de su ciudad, las montañas y las playas; y la gastronomía. Para Giovanna Battista (23), sentirse segura en la calle es lo que más rescata. “En Caracas vas pensando todo el tiempo que no vas a llegar a tu casa,  es una sensación horrible”, dice. Estudió Relaciones Internacionales. Ahora está trabajando en un call center.

Todos coinciden en que la recepción argentina es buena. Y que apenas les escuchan el acento les preguntan del tema. “Te preguntan si es verdad que hay que hacer cuatro cuadras para conseguir leche;  les cuesta creerlo”, agrega Luis Carias, que vino con su mujer, Mari, comunicadora que en su canal de YouTube aconseja a otros venezolanos que vengan.

Por qué eligen este país

Argentina se convirtió en los últimos años en uno de los destinos más elegidos por los venezolanos que deciden emigrar de su país. Los beneficios que da el convenio del Mercosur, que permite acceder de forma rápida a una visa temporal de dos años y acceder a trabajos formales son los puntos claves. Para eso, necesitan presentar antecedentes penales y pasaportes. A los dos años pueden solicitar la residencia permanente.

La mayoría son jóvenes, estudiantes o profesionales de clase media.  Casi todos tienen familiares o amigos en otros países, como Estados Unidos, Colombia, Chile, Uruguay.

Según la Dirección Nacional de Migraciones, desde 2008, 30.080 venezolanos iniciaron los trámites para radicarse en el país, con un fuerte incremento en los últimos años: en 2014 fueron 1.777,  en 2015, 4.707 y en 2016, 11.298. Sólo en el primer trimestre de este año ya hubo 7.611 trámites.