SOCIEDAD ESPACIO "PARTIDO POR LA PAZ"


Entrevista a Roberto Sarti: el corazón del marketing

Logró que cincuenta de los jugadores de fútbol más importantes del planeta estén juntos en un partido promovido por el Papa. El fundaiser y empresario cuenta cómo convirtió una pasión en una actividad filantrópica única.

Momentos de excelente fútbol con figuras actuales y de todos los tiempos; con otros entretenimientos que causaron furor entre el público presente
Momentos de excelente fútbol con figuras actuales y de todos los tiempos; con otros entretenimientos que causaron furor entre el público presente
Foto:CEDOC.

El día que Roberto Sarti decidió sacudirse la seguridad que le otorgaba su puesto gerencial en una empresa de primer nivel, ni él sabía adónde lo llevaría su intuición. Sólo tenía una certeza: quería reinventarse a sí mismo. Descubrirse en otros caminos. Sorprenderse.

Así fue como hace once años abandonó el trabajo seguro y comenzó a explorar las herramientas del fundraising y el marketing, todavía incipientes en la Argentina. Casi en silencio, como trabaja un artesano, Sarti abrió una agencia de comunicaciones integradas y pensó que el marketing deportivo y la producción de eventos masivos eran dos ingredientes tentadores para comenzar a preparar su nueva meta.

No fue fácil, pero perseveró. Con más inquietudes por aprender que por “hacer negocios” a los pocos meses tuvo el primero de una serie de encuentros fortuitos y reveladores: conoció a Javier “Pupi” Zanetti y a su Fundación, destinada a ayudar a niños con pocos recursos. Zanetti sabía el potencial de su trabajo solidario, pero estaba “golpeado” por el último evento deportivo que había organizado, “A la cancha por una sonrisa”, que apenas llevó cuatro mil espectadores a la cancha de Boca y dejó a la Fundación sin lograr sus objetivos.

“Logré convencer a Javier que con un trabajo profesional y una buena organización podríamos revertir esa situación”, cuenta hoy Sarti. Zanetti “lo dejó hacer” y así fue como unos meses después, en la reedición del partido, la Fundación PUPI llevó quince mil espectadores.

Es que además de trabajo, Sarti aporta un elemento vital para el éxito de estas iniciativas: pasión. Se convirtió en un fundraiser capaz de enamorar a la gente con su causa. Y lo demás… viene por añadidura.

Convencido de su propia causa, el empresario no abandonó la punta de ese hilo que había descubierto en su vida laboral. Apenas un año después, “A la Cancha por una Sonrisa” sumó treinta mil espectadores y un plus casi milagroso: Diego Maradona y Lio Messi, juntos, en un partido inolvidable. Con la perlita que faltaba para que el espectáculo fuera completo, Ciro y Los Piojos y Juanse con sus Ratones Paranoicos pusieron música al encuentro. Era imposible que saliera mal.

No se lo permite. Para Sarti todo es posible. Si solo se trata de unir los intereses de uno, las ganas de otro y el bien común como “premio”. Si alguna vez fue capaz de saltar de su escritorio para empezar “a probar” otro camino, ¿qué podría detenerlo?

“Pupi” no dejó escapar más al jugador más valioso de su Fundación y apoyó cada uno de los desafíos: salir de Buenos Aires, sumar deportistas comprometidos socialmente, incluir a organizaciones, abrir las puertas. Crecer.

“Así fue como llegamos a Rosario, donde organizamos junto a Maxi Rodríguez un partido solidario en la cancha de Newell`s. Maxi jugaba por ese entonces en el Liverpool de Inglaterra, lo que lo convertía en una estrella Rosarina muy especial. Y si le sumamos que en este partido estaba al lado de Messi… el éxito estaba asegurado”, recuerda hoy. Y así fue: treinta y cinco mil personas aplaudiendo de pie, un éxito de recaudación y la mejor de las recompensas: ahí nació la amistad entre Pupi Zanetti, Maxi Rodríguez y el propio Sarti, una relación que excede el mundo del trabajo y se convirtió en un sello de los eventos solidarios.

La empresa crecía y Sarti, con ella. Pero había algo más, un desafío mayor. Un evento que trascendería las fronteras del mundo.

Esa revelación la tuvo nada más y nada menos que del propio Papa Francisco. Fue él el que rápidamente descubrió en Sarti el potencial necesario para dar vida al proyecto más amplio y solidario del Papa: La Red Mundial de Escuelas – Scholas Occurentes-. El propio Sarti cuenta cómo fue:

“A un mes de haber asumido como Papa, logramos una audiencia junto a Pupi Zanetti. Le fuimos a mostrar el trabajo con la fundación, que ayuda a los niños con muchas necesidades. Durante una hora hablamos de esto, noté la conmoción del Papa ante los pobres y los necesitados, percibí su urgencia por hacer algo por ellos. Fue muy emocionante, inolvidable”.

Sarti le contó en detalle como cada evento es una fiesta popular. Jugadores importantes y de contratos millonarios prestando su técnica y su arte ad honorem; los clubes cediendo sus instalaciones sin expectativa de lucro alguno, el apoyo de instituciones y empresas para que el evento tenga prestigio y calidad. La transparencia con la que se trabaja, que permite establecer costos muy bajos para las entradas, valores de donación. “El Papa escuchaba con atención. Estaba realmente interesado en mi relato y yo le conté lo que más me entusiasmaba: hacer un partido con Pupi y la Fundación, pero en Italia. El combo era irresistible: ayudábamos a los chicos y veíamos jugar a los mejores del mundo…”

Sarti contagió su entusiasmo al Papa Francisco. Poco después, el empresario –ya de vuelta en Buenos Aires- recibió un llamado que volvería a refundar su carrera. Desde el Vaticano le indicaron que tomara contacto con Scholas Occurrentes. Que se concrete el partido de fútbol en Italia y que la recaudación solidaria se reparta entre la Fundación PUPI y Scholas. Dos proyectos que se unen en la necesidad imperiosa de dar mejor calidad de vida a los chicos de todo el mundo.

“Así fue como conocí a Scholas y a sus Directores Internacionales, José María del Corral y Enrique Palmeyro, dos estrechos colaboradores de Bergoglio en temas relacionados a la Educación”, dice Sarti, como si fuera un detalle cotidiano poder conocer el corazón de una de las obras más queridas por el Papa más carismático de la Iglesia Católica.

¡Acción! El Papa siguió con atención los avances del evento. Sarti redobló el esfuerzo y en noviembre del año pasado se presentó formalmente lo que es el Primer Partido Interreligioso por la Paz. Tan ambicioso como su objetivo, el evento reunió a las mejores figuras de fútbol del planeta. En la cancha se ve la fe y allá estará de todos los credos, religiones y creencias. El mensaje es común: llevar al mundo un mensaje de paz, solidaridad y amor.

Para Sarti, la “agenda” cambió radicalmente, viajar al Vaticano, coordinar agendas internacionales, armar acciones conjuntas, establecer acuerdos. Más trabajo se sumaba, más entusiasmo transmitía. “Definimos que sería Roma la ciudad en la que se realizaría el evento para que el Santo Padre como señal de apoyo a la iniciativa pueda recibir previo al partido a los principales protagonistas del evento, para compartir con ellos lo que espera de este evento y del compromiso de las figuras del deporte esperando que sean ejemplos tanto dentro como fuera de la cancha”, define Sarti.

Como las fichas de dominó cuando están perfectamente alineadas, bastó mover una pieza para que todo se acomodara a la nueva situación. Se confirmó el Estadio Olímpico de Roma, la RAI se comprometió a transmitir el partido, las empresas de Italia y Argentina quisieron estar presentes, y los nombres. Los nombres que se sumaron para armar el equipo de la paz, envidia de cualquier mundial ideal:

Javier Zanetti jugó junto a futbolistas como; Samuel Eto'o, Mikel Arteta, Lionel Messi, Ronaldinho, Gerard Pique, Tata Martino, David Trezeguet, Diego Maradona, Maxi Rodríguez, YossiBenayoun, Gabriel Heinze, Fernando Muslera, Diego Simeone, Francesco Totti, AndreiArshavin, Andrea Pirlo, Ezequiel Lavezzi, Mauri, Mascherano, SulleyMuntari, Marcos Senna, Roberto Baggio, RadjaNainggolan, Cristian Ledesma, Gabriel Batistuta, Gianluigui Buffon, Ivan Zamorano, Filipo Insaghi y Alessando Nesta, entre muchos otros.

Once años le llevaron a Sarti entender cuál era su misión en el mundo. Entendió que el salto vocacional lo había dado con la convicción de que cualquiera sea la meta lograda, la alcanzaría con sus valores intactos.“Celebro haber tomado esa decisión y agradezco a Dios haber encontrado mi camino”, concluye hoy. Los chicos de la Fundación PUPI y los de Scholas, también.

El partido. Luego de semanas muy intensas donde las horas de sueño fueron la variable que permitió poder cubrir la infinidad de detalles que requería el Partido por la Paz y su logística, con más de 50 importantísimos jugadores llegando a Roma de su países de residencia o donde juegan profesionalmente, ¡llegó el día!

La Previa de este partido prometía ser diferente, el día anterior (domingo 31/8) durante el Angelus y ante una Plaza de San Pedro colmada el Papa Francisco saludo a los participantes del Partido por la Paz, augurando “una buona partita allo Stadio Olímpico”.

El mismo 1°, buses y autos de la organización llegaban al Vaticano con los jugadores junto a sus familias y acompañados por los principales colaboradores del evento para asistir a una Audiencia Privada con el Santo Padre, el lugar elegido fue la imponente Sala Paolo IV.

El silencio ganó la sala cuando el Papa Francisco entró y comenzó a recorrer el amplio escenario de la Sala, en ese momento tomo la palabra a Roberto Sarti (organizador del Partido por la Paz) quién dirigió a los presentes (en italiano) palabras de apertura y una reseña de los objetivos del evento, finalizada la introducción el Santo Padre tomo la palabra y compartió con los presentes los principales motivos que lo habían llevado a emprender esta iniciativa, el por qué de su llamado y su expectativas para con este encuentro. Ante la atenta mirada de todos el Papa pidió a los deportistas ser ejemplos dentro y fuera de la cancha y a fomentar la construcción de puentes que busquen el encuentro y la inclusión. Luego el Santo Padre quiso agradecer de manera personal a cada uno de los presentes. Presentes para el Papa Francisco, pedidos de bendiciones, mensajes o palabras en ese momento de intimidad fueron sucediéndose y todas ellas encontraron una sonrisa de felicidad en el rostro del Santo Padre y luego del saludo y fotografías del caso se apreciaba la gran emoción de los protagonistas.

Coronando la ceremonia con una foto grupal de todos los jugadores con el Papa Francisco en el centro con la pelota de fútbol del partido, sin ninguna duda, ¡Él era el capitán!

Luego de esa experiencia inolvidable, todos partieron hacia el Estadio Olímpico de Roma.

El partido por la paz se inauguró con un video que el Papa grabó especialmente para este encuentro, invitando además a realizar una plantación del Olivo de la Paz que entregar hacía un año a Scholas para que practique ese gesto simbólico en actividades deportivas. La plantación estuvo a cargo de los directivos de la Fundación PUPI y Scholas quienes estaban acompañados por los capitanes de ambos equipos y lideres de las diferentes religiones y creencias representadas en el campo de juego a través de los jugadores invitados.

Momentos de excelente fútbol con figuras actuales y de todos los tiempos; con otros entretenimientos que causaron furor entre el público presente, como el Show Musical de Tini Stoessel (reconocida internacionalmente por la serie Violetta) y la presentación del artista NEK.

Al finalizar el partido un jugador en representación de cada religión y creencia leyeron en sus idiomas nativos un manifiesto por la paz, lo que permitió cerrar de la mejor manera posible una jornada muy emotiva en la que el ganador fue el mensaje de Paz promovido por el Papa e impulsado por estos grandes deportistas.

Así, Roberto Sarti emprendió su regreso a Buenos Aires con la satisfacción del trabajo realizado y con la mira puesta en próximos desafíos, sabiendo más que nunca que no hay límites ni fronteras cuando de solidaridad se trata.

Al llegar al Santo Padre los datos finales del evento, se manifestó muy satisfecho con el exitoso resultado de esta iniciativa y con la enorme difusión que gracias a ella tomo el mensaje de PAZ que la inspiró.

Algunos números que permiten afirmar esta conclusión:

Recaudación total: € 2.500.000, compuesto por € 709.141 sms y llamadas, € 178.506 taquilla, € 55.000 subastas, el resto de Sponsors y donaciones.

Medios: 51 países conectados en directo con la transmisión del partido. 187 representantes de prensa de todo el mundo acreditados. 480 periodistas y fotógrafos acreditados. 4.996.758 espectadores en RAI 1, (RECORD FRANJA HORARIA), con un pico de más de 6 millones de espectadores. 25,56% de Share de televidentes (pico 21:03) (Italia) y el programa mas visto del día de la Televisión Pública (Argentina). 15 millones de contacto en televisión Italiana; 424.000 sms de apoyo al evento y la iniciativa. 18.000 personas en el estadio.

Actividad Social: En Facebook obtuvo 1.9 millones de visualizaciones del contenido de la página web y 120.000 “Me gusta” en la página web oficial de Twitter.

Durante el transcurso del Partido, el hashtag oficial fue el primer y segundo trending topic en Italia: 1.8 millones de visualizaciones del perfil, 61.700 tweet #partitaperlapace, 15.000 tweet #matchforpeace, 8.175 Retweet, 8.342 Fav.



Redacción de Perfil.com