SOCIEDAD SORPRENDENTE CASO

Era jefe en Migraciones y está preso por vínculos con la mafia china

Leonardo Rende estaba a cargo de la Mesa de Entradas y Salidas de Retiro. Detectaron treinta llamados con uno de los cabecillas de una banda acusada por trata y extorsión.

Amor y trabajo. Rende ingresó a Migraciones hace 25 años. Allí también están su esposa y una de sus hijas.
Amor y trabajo. Rende ingresó a Migraciones hace 25 años. Allí también están su esposa y una de sus hijas. Foto:Cedoc Perfil

Hace tres días cayó el argentino, que para la Justicia, integraría una peligrosa banda de la mafia china conocida como ‘Pixiu’. Tiene 47 años, tres hijas y un trabajo clave para facilitar el tráfico de mujeres orientales que eran cedidas a esta banda. Hace más de dos décadas que Leonardo Javier Rende trabaja en Dirección Nacional de Migraciones. Y ocupaba el cargo de jefe nacional en la Mesa de Entradas y Salidas, organismo que recibe los reclamos, pedidos y trámites y los redirecciona al área que corresponda. El miércoles pasado parecía ser un día más para él. Pero no lo fue.

A Rende lo detuvieron en su lugar de trabajo, a las 6 de la mañana, según señalaron fuentes policiales a PERFIL. Se sorprendió cuando personal de la Policía Federal Argentina fue por él. Desde 2010, era jefe de Mesa de Entradas y Salidas de Migraciones a nivel nacional y su despacho lo tenía en la central de Retiro. El año pasado recibió, junto a otros compañeros, una medalla por sus 25 años de antigüedad en el organismo, en el marco del festejo por el Día del Trabajador, según publicó el periódico de la cartera. Paradójico.

Pero ahora las condecoraciones quedaron de lado y Rende está tras las rejas acusado de tráfico de influencias, fraude, asociación ilícita, falsificación de documentos e infracción a la ley migratoria. Sería el argentino detrás de la mafia china.

El nombre de Rende empezó a figurar en los papeles de los investigadores luego de la detención de dos hombres que trasladaban a ocho mujeres orientales en la localidad bonaerense de Campana.

El 26 de mayo, la Policía de Buenos Aires detectó, en la Ruta 9, una camioneta Volkswagen Amarok blanca que le resultó sospechosa e intentó detenerla. El vehículo volcó y allí se descubrió que transportaba a ocho mujeres asiáticas sin documentación. Las mujeres declararon que eran “turistas”, pero en realidad sospecharon que eran víctimas de trata por lo que fueron alojadas en una base de Gendarmería Nacional.

“En un claro incumplimiento de los deberes de su cargo, Rende se encargó de las gestiones para liberar a las ocho mujeres y luego enviarlas a miembros del clan ‘Pixiu’. Toda esta maniobra quedó identificada mediante escuchas y tareas de campo”, se informó desde el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Los investigadores detectaron que Rende se había comunicado en casi treinta oportunidades con un hombre de origen chino asociado al líder de la banda conocida como ‘Pixiu’, una peligrosa banda que extorsionaba a los supermercadistas chinos (ver aparte). Este hombre hacía de intermediario y responsable de las gestiones para liberar a las mujeres alojadas en el asiento de Gendarmería.

También se pudo constatar que Rende mantenía vínculos con Xu Kequiang, otro ciudadano chino, quien reclutaba extranjeros con inconvenientes migratorios y a cambio de dinero les ofrecía documentos adulterados y registros migratorios para prorrogar su estadía en la Argentina. Las escuchas a los integrantes de la banda de ‘Pixiu’ fueron fundamentales.

“Bueno, llévate a las cinco ahora, voy a saber quiénes son las otras tres. Las voy a amenazar a ellas. No te preocupes. Sales de Gendarmería”, le dice un hombre a Ai Ru, el segundo en el escalafón de ‘Pixiu’. Y luego dice, según publicó Infobae: “Voy a coordinar con Migraciones para que borren tus registros. Después de llegar a casa informame los nombres de las cinco”. Más tarde, esta misma voz asegura que se comunicó con un alto directivo de Migraciones para hablar de “la plata para liberar a las ocho”. Ahora será turno de que Rende tome la palabra.