SOCIEDAD SEGUN UN ESTUDIO EN 39 PAISES

Expatriados eligen la Argentina por ser ‘diversa y tolerante’

Destacan que el país acepta distintas condiciones sexuales sin prejuicios, y que es abierto para generar amistades, además de la oferta cultural y el costo de vida.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gza. Rojo

Por su tolerancia y diversidad cultural, Argentina es uno de los países más atractivos para quienes dejan sus países de origen en busca de desarrollo personal y profesional en otro destino. Además, los extranjeros valoran la facilidad que existe para entablar amistades, la calidad de la gastronomía y el idioma.
Así lo reflejó un estudio sobre las preferencias de los expatriados en todo el mundo que HSBC realizó a nivel global, con más de 20 mil personas que durante el 2015 vivieron en otros países que no fueran los de su origen. Allí, el 42% de los consultados que eligieron Argentina como el país para radicarse lo hicieron por considerarlo uno de los lugares “más atractivos para emprender nuevos desafíos”.
De los 39 países analizados, Argentina ocupa la quinta posición en el atributo cultural, ya que el 73% dijo valorar la gastronomía local y el 69% aseguró que logró insertarse en la cultura con facilidad; así como el puesto 13 en el balance diario entre vida personal y laboral: el 55% advirtió que aquí era aún mejor que en su país de origen.
Además, la facilidad para socializar y conocer nuevas personas es uno de los ítems que más de la mitad de los expatriados consideró clave. “En general, la gente es muy abierta y amigable. Desde que llegué me ayudaron mucho a integrarme y siempre están interesados en saber de uno”, señala Joseph Foley, oriundo de Manchester y radicado hace tres años en Buenos Aires como profesor de inglés.
Para él, “es difícil decir exactamente por qué elegí esta ciudad, pero tenía una idea romántica por haber escuchado tango y leído autores como Cortázar y Borges. Es mucho más caótica de lo que esperaba, y también se advierte en ella una cierta nostalgia”, añade.
Otro de los elementos que llaman la atención de los extranjeros es la cultura gastronómica local: Manuel Beltrán, por ejemplo, cuenta que viajó desde su Colombia natal “enamorado del vino y el café”, y hoy trabaja en una confitería del barrio porteño de Belgrano.
El idioma también parece atraer a los extranjeros con distintas lenguas maternas: actualmente, el 80% toma clases de español en el país, mientras la mitad de los expatriados en otras partes del mundo eligen no aprender el idioma de su destino.
Y, en cuanto al costo de vida, los extranjeros aseguran que les resulta más barato que en sus países de origen: el 55% advierte gastar menos en alojamiento, al igual que en el costo de los servicios de salud, transporte y salidas recreativas.

Apertura. La mente abierta hacia las distintas sexualidades es una de las claves que destacan los extranjeros que optaron por suelo argentino: el país se encuentra entre los diez destinos globales más votados en ese aspecto, y ocupa el noveno puesto relativo a integración.
“En Buenos Aires, se nota que la bisexualidad y homosexualidad es mucho más natural que en otras ciudades, incluso comparada con Madrid, donde es común entre varones, pero no tanto entre las mujeres. Hay muchos lugares gay friendly, y en ese sentido es un lugar cosmopolita, de vanguardia”, señala Alba Rojo, española y periodista.
En esa línea, dos personas de cada cinco consultadas destacan que “se sienten libres” de blanquear cuál es su orientación sexual en el trabajo.



Rosalia Draletti