SOCIEDAD

Explosión en Córdoba: Por orden del fiscal, detienen al dueño de la fábrica

Sergio Hilton Raponi, propietario de Raponi Industrial Química, declararía la próxima semana. Dos heridos luchan por su vida.

PERFIL COMPLETO

Foto:DYN

La ciudad de Córdoba intenta retomar de a poco la normalidad luego de la violenta explosión que se registró anoche en un depósito de químicos ubicado en el corazón de barrio Alta Córdoba, uno de los más populosos de la capital cordobesa.

El dueño de Raponi Industrial Química SRL, Sergio Hilton Raponi, abogado de 52 años, fue detenido hoy por orden de la fiscal Eve Flores luego de que los peritos hallaran una gran cantidad de alcohol líquido, una substancia altamente inflamanle, no habilitado en el lugar del siniestro. La empresa estaba habilitada sólo para "fabricación de tintas y pigmentos, fraccionamiento de detergentes y depósito de productos químicos diversos envasados no inflamables".

Desde la Municipalidad de Córdoba aseguraron que la firma contaba con habilitación de Bomberos y de la Provincia de Córdoba desde el año 2009. "El certificado de bomberos fue expedido el 7 de diciembre de 2012 bajo el número 5981, por 4 años. También cumplía con el Registro Industrial de la Provincia bajo el número 725371001 que fue dado el 15 de mayo de 2014", detalló a la prensa José Fernández director de fiscalización de la Municipalidad.

Además de Sergio Hilton Raponi, la fábrica química tenía como socia a Alejandra María Raponi. En la mira de la Justicia quedó también el ingeniero químico Javier Lagares quien figura como responsable de la producción. Según trascendió, Sergio Raponi declararía ante la Justicia la semana que viene.

Heridos graves. De las 66 personas que resultaron heridas por el estallido, dos de ellas siguen internadas en estado grave en el Hospital de Urgencias de Córdoba.

Pablo Amaya, de 15 años, está en coma y con traumatismo de cráneo. El joven recibió un fuerte golpe en la cabeza por parte de un objeto que voló con la explosión. Su hermano lo encontró tirado en el suelo, envuelto en sangre, a pocos metros del lugar donde ocurrió el estallido. Ahora lucha por su vida.

En tanto María Angelina Cueto, de 64 años, que sufrió un paro cardíaco, también se encuentra en estado crítico. La mujer sufrió también fractura de costilla y traumatismo de tórax.

(*) Desde Córdoba, especial para Perfil.com.



Ariel Bogdanov (*)