SOCIEDAD OCTAVO DÍA DE PARO


Extenderían hasta el domingo el paro del 60

Las unidades volverían a circular este fin de semana. "En ningún momento la empresa nos apoyó", dijo la madre del operario muerto.

Paro en la linea 60
Paro en la linea 60
Foto:DyN
El servicio de la línea 60 de colectivos permanecía hoy paralizado por octavo día tras el paro de choferes iniciado por la muerte de un mecánico en la cabecera de Barracas, quien había advertido sobre irregularidades en el elevador que provocó su deceso, mientras se verifican las unidades que empezarían a circular el domingo.

Los controles se concretaban en las terminales de Barracas, en la ciudad de Buenos Aires, y en Ingeniero Maschwitz, partido bonaerense de Escobar, en el marco de la conciliación obligatoria dictada anoche por el ministerio de Trabajo.

Las verificaciones técnicas de seguridad estaban a cargo del ministerio de Trabajo, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (Cnrt) y la Superitendencia de Riesgos del Trabajo, dijo en declaraciones a DyN el delegado Miguel Alvarez. 

"Revisan y controlan las unidades y los puestos de trabajo para garantizar la seguridad laboral", expresó el delegado, y manifestó que el acta que se firmó anoche "decía que el servicio debía reanudarse hoy al mediodía, pero la empresa recién se presento a las 17, cuando las plantas verificadoras ya están cerradas".

El delegado advirtió, en ese sentido, que "la empresa incumplió el acta que se firmó ayer" y dijo que "recién el domingo comenzarían a circular las unidades, cuando haya un número como para realizar el servicio".

Alvarez explicó que los telegramas de suspensiones enviadas por la empresa a 26 trabajadores "quedaron sin efecto por la conciliación obligatoria" y sostuvo que "el martes tenemos una nueva reunión en el ministerio de Trabajo para analizar cómo sigue todo".

Los choferes de la línea 60 de colectivos, que en forma diaria transporta 250 mil personas, iniciaron la medida de fuerza en demanda de seguridad laboral el viernes al mediodía, tras la muerte de un mecánico en la terminal de Barracas, quien fue aplastado por una unidad que reparaba.

La madre de la víctima mortal, que se identificó como Eva, dijo en declaraciones a Todo Noticias (TN) que su hijo "ya me había dicho, desde el primer día, que se trababa el elevador, que finalmente lo mató".

"En ningún momento la empresa nos apoyó. Es mentira. Mi hijo trabajaba en la empresa desde hacía 18 años", expresó la mujer.
La empresa a cargo del servicio, Monsa, y los delegados de los choferes cruzaron el miércoles acusaciones sobre las medidas de seguridad laboral.

La compañía publicó en esa oportunidad una solicitada en la que manifestó sus condolencias a la familia del trabajador y sostuvo que su deceso "ocurrió por una serie de hechos fortuitos y errores humanos que nada tienen que ver con fallas de las instalaciones ni de las condiciones de seguridad de la empresa".

Asimismo, dijo "repudiar los actos de vandalismo y de violencia registrados" y deunció la "toma de las instalaciones por parte de una fracción del personal".

En ese sentido, manifestó que ese grupo está encabezado "por delegados gremiales" que "pretenden perjudicar a la empresa, tomando de rehenes a la mayoría de los trabajadores".

Los delegados, por su parte, afirmaron en un comunicado que el deceso del mecánico se debió "a desperfectos técnicos previamente denunciados".

El delegado Néstor Mercolin dijo en ese momento a esta agencia que durante las inspecciones se sacaron de circulación 18 colectivos y se inhabilitaron dos ascensores en la terminal de Barracas. Mercolin destacó que los delegados denunciaron en marzo y junio deficiencias en las condiciones de seguridad laboral y dijo que "la empresa falsificó un papel en el que no se tuvo en cuenta los riesgos para los trabajadores".