SOCIEDAD

Faena: "La gente se muda a Puerto Madero y deja los countries"

El empresario y otros desarrolladores coinciden en que el comprador cambió. Fotos.

Foto:Diario PERFIL

Al tiempo que las restricciones económicas socavaron al sector inmobiliario local, Puerto Madero reafirma su condición de “burbuja” dentro de la comuna. El último barrio porteño se reconvierte a sí mismo y vive su propia realidad, ajeno a cualquier vaivén financiero. Alejados los inversores extranjeros, ahora no sólo acaparó la atención de los llamados “consumidores finales”, sino también de familias que retornan a la Ciudad después de haber vivido en countries y barrios cerrados del Gran Buenos Aires.

“La gente encuentra en Puerto Madero las mismas condiciones de vida que en un barrio cerrado, es decir, seguridad, espacios verdes y tranquilidad, y a diez cuadras de Plaza de Mayo, con todo lo que eso implica”, asegura Alan Faena, uno de los principales desarrolladores de la zona. “El perfil del comprador de Puerto Madero cambió, sobre todo en el último año. Ahora viven familias jóvenes, muchas de ellas provenientes de diferentes countries del Gran Buenos Aires”, agrega.

Faena, quien junto al arquitecto inglés Norman Foster diseñó y desarrolló el proyecto residencial premium El Aleph, donde el metro cuadrado oscila entre los $ 25 mil y $ 30 mil, explica a PERFIL esta tendencia. “Con los años, y a partir de la consolidación del barrio como tal, la gente comprendió que dejó de ser una promesa para convertirse en una realidad. Sabía que esta situación se iba a dar, tarde o temprano. Era cuestión de tiempo”, puntualiza.

Por su parte, Rodrigo Fernández Prieto, desarrollador del complejo residencial ZenCity del Dique I, también confirma a PERFIL el cambio que se vive por estos tiempos. “Es una tendencia que venimos notando desde hace un año y medio. Además de la seguridad que ofrece el barrio, la llegada de familias que vivían en countries también se fundamentó en la accesibilidad hacia el centro. El aumento del parque automotor hizo colapsar las autopistas y los accesos a la Ciudad”, puntualiza el empresario.

Lea la nota completa en la edición impresa del diario PERFIL.



Claudio Corsalini (*)