SOCIEDAD CRIMEN EN EL COUNTRY

Farré le pegó un golpe en la cabeza a su mujer y la asesinó de 74 puñaladas

El informe final de autopsia reveló que Claudia Schaefer también presentaba lesiones de defensa en las manos. Desesperada intentó arrebatarle los cuchillos a su marido. 

Foto:Diario Tag

Sólo cuatro minutos le bastaron al ex ejecutivo de Coty Fernando Farré para asesinar a su esposa. La encerró en el vestidor y la acuchilló  provocándole “74 lesiones punzocortantes” en el cuerpo, según consta en el informe final de la autopsia entregado ayer a la fiscal. La causal de muerte fue un profundo corte en el cuello que “llegó a las vértebras”.
Claudia Schaefer (42) se defendió como pudo. Intentó parar el ataque, sujetarle las manos a su esposo y arrebatarle los cuchillos, pero no lo logró. Farré la acuchilló 74 veces en distintas partes del cuerpo (tórax, espalda y rostro) siendo la letal una de las que le aplicó en el cuello. Ella tenía cortes en las manos como signo de defensa.

El informe final detalla que el cuerpo de Schaefer presentaba un total de “74 lesiones, algunas punzantes y otras cortantes, ocasionadas por un cuchillo de un solo filo y liso” como los dos utensilios de cocina que fueron secuestrados ensangrentados en el vestidor y que habían sido tomados de un set de cinco piezas que estaban en un taco de madera en la cocina del chalet del country Martindale de Pilar.

El médico legista Raúl Cheuquel, encargado del informe final, destacó que el ataque comenzó con un “golpe de anestesia” que la mujer presentaba en uno de sus ojos. Además, apuntó que la causa de muerte fue el “degüello” y que el corte en el cuello “es tan profundo que llegó hasta la columna vertebral”.

La víctima presentaba múltiples “lesiones de defensa” en los dedos, las palmas y las muñecas de ambas manos. “Es un claro signo de que hubo lucha y que la mujer intentó cubrir y parar los puntazos que recibía con sus manos”, dijo a la agencia de noticias Télam una fuente judicial.

El 95% de las lesiones fueron generadas en vida y el resto, post mortem. El pequeño habitáculo en el que fue atacada Claudia quedó como reflejo de la saña con que fue asesinada, porque cada rincón quedó bañado en sangre. Pisos, paredes, puerta, valijas y muebles quedaron teñidos de rojo. Al igual que la cara y las manos del femicida.

El crimen. el 21 de agosto pasado Claudia fue hasta su casa en el country Martindale, en Pilar, para retirar sus pertenencias junto a su abogado. Allí lo esperaba su esposo, su suegra y la abogada de él. La pareja estaba atravesando un divorcio conflictivo y la Justicia había puesto esa fecha para que la mujer fuese a esa propiedad para retirar sus pertenencias.
Claudia fue atacada por Fernando Farré en el vestidor de uno de los cuartos del chalet. La degolló y la acuchilló en reiteradas ocasiones, mientras los abogados y su madre intentaban romper la puerta (que previamente él había cerrado con llave) y una de las ventanas del lugar para detenerlo. Claudia, que 18 días antes de morir lo había denunciado por maltrato y golpes en la Oficina de Violencia de Género (OVG) de la Corte Suprema, falleció en el acto.

El ejecutivo quedó detenido en la Alcaidía de Melchor Romero, mientras que los tres hijos menores de la pareja están al cuidado de la hermana de la víctima.



Nadia Galan