SOCIEDAD "PAN Y TRABAJO"


San Cayetano, entre reclamos y consignas políticas

Cientos de militantes marcharon entre los fieles con mensajes contra el Gobierno. Devoción en 45 iglesias del país.

Fieles y militantes en la Fiesta de San Cayetano
Fieles y militantes en la Fiesta de San Cayetano
Foto:DyN / Télam / Twitter:@loladlaguarda

Cientos de personas identificadas con banderas de gremios que responden a la CTA y a agrupaciones afines al kirchnerismo iniciaron esta mañana la caminata en el marco de un reclamo conjunto de trabajo, en coincidencia con la celebración católica de San Cayetano.

Del inicio de la manifestacion participaron, en las afueras del templo, los sindicalistas Roberto Baradel (Suteba), Hugo Yasky (CTA), el diputado del Parlasur por el Frente para la Victoria, Jorge Taiana, y el jefe del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, entre otros.

Los manifestantes caminaban a lo largo de la avenida Rivadavia para recorrer los algo más de diez kilómetros entre los barrios de Liniers y Monserrat. La protesta llevaba también, entre otros reclamos, las consignas emitidas por el papa Francisco de techo, trabajo y tierra.

En tanto, la fiesta católica recibió a miles de personas que ingresaron en el santuario porteño de San Cayetano, para pedir pan y trabajo y cumplir promesas por reclamos recibidos. El templo abrió sus puertas a medianoche, cuando sonaron las campanas y se lanzaron fuegos artificiales para iniciar el ingreso y bendición a los fieles, acompañados por las marchas ejecutadas por la orquesta de la Policía Federal.

La primera en ingresar después de las 0 de hoy a la iglesia fue Delia Noris, una peluquera que hace 33 años recorre de rodillas el trayecto desde el pórtico del templo hasta el lugar donde está emplazada la imagen el santo. La mujer, con sombrero, poncho y esta vez asistida por un andador para caminar volvió a cumplir su promesa con el Santo.

Los devotos esperaban desde hace algunos días en los alrededores del santuario, donde se instaló una feria con miscelaneas religiosas y puestos de comida. Voluntarios, laicos, sacerdotes y scouts asistieron a los feligreses, a quienes repartían pan, caldo y mate cocido, mientras la empresa Aysa distribuyó agua potable.

La devoción popular se repetía en las más de 45 parroquias del país dedicadas a San Cayetano.




Temas: