SOCIEDAD DROGAS PELIGROSAS


Fiesta electrónica trágica: sospechan que la joven muerta consumió pastillas

Gabriela Abrile sufrió un paro cardíaco. Las amigas habían confesado consumo de drogas. El evento tuvo lugar en el Orfeo de Córdóba. 

PERFIL COMPLETO

Luis D´Elía en un acto de apoyo a la causa Palestina
Luis D´Elía en un acto de apoyo a la causa Palestina
Foto:Partido MILES

Una fiesta electrónica realizada en el Orfeo Superdomo de Córdoba terminó de la peor manera. Gabriela Abrile, de 38 años murió el pasado domingo como consecuencia de una insuficiencia cardíaca sufrida mientras se desarrollaba el evento. Según trascendió la mujer habría consumido anfetaminas y metanfetaminas aunque el informe toxicológico definitivo se conocerá recién el próximo viernes.

El caso quedó a cargo de la fiscal Liliana Sánchez quien informó que la víctima se descompensó pasadas las 5 de la mañana del domingo mientras se desarrollaba la fiesta rave. El servicio médico presente en el gigantesco estadio atendió a Abrile quien sufrió un paro cardíaco. En ese momento se decidió trasladarla al Hospital de Urgencias de la capital provincial donde los esfuerzos fueron infructuosos y Abrile perdió la vida cuarenta minutos después de haber ingresado nosocomio. Las amigas de la joven aseguraron en primera instancia que la joven había consumido una pastilla que compró en la fiesta y por la que pagó entre 400 y 600 pesos

Por tal motivo agentes vinculados al narcotráfico llevan una investigación paralela para determinar vinculado a la venta de estupefacientes en el lugar. La víctima era una artista plástica de 38 años oriunda de Río Tercero, que estaba en pareja y no tenía hijos. Había asistido a esta fiesta con cinco amigas. Ellas declararon que "habría consumido al menos una pastilla (de droga)".

La metanfetamina es un estimulante poderoso que puede disminuir el sueño y el apetito e incrementar la actividad física. También puede causar una variedad de problemas cardiovasculares, incluyendo un aumento en la frecuencia cardíaca, latido irregular del corazón y elevación de la presión arterial. Una sobredosis de la droga puede elevar la temperatura del cuerpo a niveles peligrosos (hipertermia) y producir convulsiones, que si no se tratan inmediatamente pueden resultar fatales.

 

(*) Desde Córdoba, especial para Perfil.com | En Twitter: @ArielBogdanov



Ariel Bogdanov (*)