SOCIEDAD INTENSA BUSQUEDA POR AIRE Y POR MAR

Gran operativo en Brasil para buscar a cuatro náufragos

El oftalmólogo Jorge Benozzi, su yerno y dos amigos se encuentran perdidos desde el pasado martes.

agencias

Continúa y se profundiza la búsqueda de los cuatro argentinos que se dirigían en un velero hacia Río de Janeiro y  desaparecieron en las costas de Brasil, a la altura de Porto Alegre. Según informó ayer el diario Folha, la Marina brasileña comanda la búsqueda a la que también se sumó una corbeta argentina. También los buscan por aire con dos aviones.

Al cierre de esta edición la Fuerza Aérea brasileña anunció que fueron divisados objetos que podrían ser las velas de la embarcación.
Los navegantes, entre los que se encuentra el reconocido oftalmólogo Jorge Benozzi, salieron el viernes desde el puerto de San Fernando, pero una tormenta en el mar los sorprendió e hizo que perdieran el rumbo de su viaje.

El velero Tunante II está a la deriva desde el martes último, a 200 kilómetros de la costa de Río Grande do Sul, según los últimos registros brindados por los radares. Junto al oftalmólogo viajaban sus amigos Alejandro Vernero, cardiólogo, de 62 años; Horacio Morales, apodado “el Mono”, de 62; y su yerno, Mauro Capuccio, de 35 años.

Ana, la hermana de Vernero,se mantiene expectante y con fe. En declaraciones a los medios dijo que su hermano “sabía mucho de navegación, no era un improvisado” y expresó que tiene “fe de que los van a encontrar bien”. También precisó que hacía un tiempo que Alejandro no hacía viajes tan lejos, pero remarcó que “estaban preparados” para navegar y “tenían mucha experiencia” en excursiones de este tipo.

En tanto, detalló que en la última comunicación satelital que mantuvieron con los tripulantes, estos indicaron que “estaban bien” y que el “barco había dado un giro de 360 grados, pero volvió a su posición”.

A su vez, los familiares de Benozzi expresaron a distintos medios que si bien “no los vieron todavía, el clima (de ayer por la tarde) es óptimo, por lo que la búsqueda tiene más chances de ser positiva, aunque el área de búsqueda es un círculo de 100 kilómetros de radio”.

El pasado jueves por la tarde las “dos aeronaves de la Fuerza Aérea Brasileña que sobrevolaban el lugar debieron suspender temporariamente su recorrido por cuestiones climáticas”, señalaron fuentes de la Fuerza Aérea.

A su vez en la zona donde se encontraría el velero se desplaza un navío remolcador y un barco mercante de Noruega que se encontraba en las proximidades y que están alertados por si llegan a divisarlos.

Giovanna Benozzi, hija del oftalmólogo, explicó que era “una tormenta muy fuerte la que les hizo perder el rumbo el martes y por eso se vieron obligados a realizar un llamado de socorro”. Las olas en alta mar, a la altura de donde se perdió el velero, alcanzaron los 8 metros de altura y los vientos superaron los 60 kilómetros por hora.  “La embarcación accionó el Servicio de Búsqueda y Salvamento a las 15.50 del martes. Tenemos esperanzas pronto aparezcan”, comentó Giovanna.

El oftalmólogo Benozzi, oriundo de San Pedro, además es docente de la Facultad de Medicina de la UBA. Su reconocimiento profesional se debe por haber desarrollado las “gotitas” contra la presbicia.



Gisela Nicosia