SOCIEDAD “EN LA OTRA ESCUELA LO SEGUIAN MOLESTANDO EN LA CALLE”

Hablan los amigos del chico de 13 años que se sucidió porque le hacían bullying

Los alumnos del nuevo colegio al que iba José Terra están “en shock” por la decisión que tomó. Las autoridades negaron saber del maltrato: “Había mejorado las notas”, aseguran.

Homenaje. Desde el miércoles, los compañeros y amigos de José reprodujeron fotos y despedidas en la web.
Homenaje. Desde el miércoles, los compañeros y amigos de José reprodujeron fotos y despedidas en la web. Foto:cedoc

“Sabíamos que tenía problemas con los chicos, sobre todo con los más grandes, de la escuela a la que iba antes, pero nunca nos imaginamos que esto iba a terminar de esta manera. Estamos muy mal. Todavía no caemos con lo que pasó”. El estado de shock en el que habló con PERFIL una de las amigas de José Terra, el chico de 13 años que se pegó un tiro en la sien en su casa del Barrio 6 de Agosto y murió el miércoles en el hospital Virgen del Carmen, de Zárate, se reprodujo en las redes sociales de sus compañeros de curso de la Escuela Técnica Nº 1, que lo despidieron en sus perfiles con crespones negros y definiciones de todo tipo: “generoso”, “buen compañero”, “siempre dispuesto a ayudar al otro”.

Justamente ese perfil “alegre y sociable”, que varios de los compañeros y amigos repitieron en sus despedidas virtuales, es el que más sorprende tras el dramático final del joven de 13 años, que –según contó a los medios su hermano, Damián, al conocerse esta semana la noticia– decidió quitarse la vida porque, entre otras agresiones, sus ex compañeros de la Escuela Técnica Nº 3, de la que se había cambiado el 9 de agosto pasado, le decían “Obama” por el color de su piel.

“Nunca imaginamos que todo iba a tomar esta decisión. Estamos muy mal por todo esto”, agregó la joven, que se presentó como una de sus mejores amigas. “Si bien José nos dijo que vino al ‘Indu’ (como se conoce a la Escuela Guillermo Brown) porque le gustaba más, sabíamos que en la Técnica 3 lo molestaban hasta cuando lo veían por la calle”, contó otra de sus amigas.   

A pesar de que el estado de angustia de José era conocido por su familia y su entorno, las autoridades de la nueva escuela en la que cursaba argumentan que desconocían la situación: “Cuando lo recibimos no tuvimos ningún indicio de que sufriera hostigamientos. Si no, habríamos actuado con el equipo de orientación escolar. La mamá, que era muy presente, nos dijo que se cambiaba por un tema de cercanía, porque le resultaba costoso pagar el transporte. Tenemos cambios de alumnos durante todo el año. No sospechamos nada porque José se adaptó muy rápidamente a sus nuevos compañeros y hasta levantó las notas. Vino con notas de entre 5 y 6 de promedio, y aquí había obtenido algunos 8 y 9”, dijo a PERFIL Ernesto Gutiérrez, vicedirector del establecimiento de 1.800 estudiantes, que admitió que en la escuela aún no tomaron medidas para conversar con los alumnos sobre el hecho, aunque no descartó que eso suceda “en los próximos días”.


Los hechos. El lunes, José había faltado al colegio sin el consentimiento de sus padres, Santiago Terra y María Romero. La familia vive en el Barrio 6 de Agosto, un barrio “de gente trabajadora, humilde; bastante golpeado por la inseguridad”, según contaron las autoridades de la escuela. Cuando la mamá de José se enteró de que su hijo había faltado, lo retó y luego fue hasta el colegio para hablar con las autoridades y consultarles por el rendimiento de su hijo. Al volver a su casa, se encontró con su hijo tirado en el piso de la habitación, herido por un disparo en la cabeza. El arma estaba registrada a nombre de Terra. José fue internado en terapia intensiva en el hospital Virgen del Carmen, donde finalmente murió el miércoles por la tarde.