SOCIEDAD

Hijo de Tomás Bulat: "Todavía no puedo ver un video de mi papá"

Santiago, de 21 años, concedió una entrevista a la revista Noticias en la que habla de su actualidad profesional. El recuerdo a su padre.

Foto:Noticias

Santiago, de 21 años, es hijo del economista Tomás Bulat, quien falleció en enero de este año en un accidente de tránsito cuando volvía a Buenos Aires, tras brindar una conferencia en la localidad de San Gerónimo.

Desde que murió su padre compagina los estudios de Economía (le quedan dos años por recibirse), con la conducción del programa “El Inversor”, el espacio televisivo que era proyecto de su padre pero no pudo llegar a concluir. Es su forma particular de homenajearlo, tal y como explicó en una entrevista concedida a la revista Noticias: “Estoy contento y me gusta que a la gente le sirva porque además de ser un homenaje, es algo que a la gente le tiene ayudar. El objetivo de mi viejo era ese. Vamos por esa vía”.

El joven reconoce que su rol en el programa es limitado por ahora, dado que por el momento no se atreve a realizar ningún pronóstico: “Hasta que no me reciba estoy tratando de mantener mi lugar, que es un homenaje a mi papá siendo un entrevistador. No quiero meterme en un campo en donde la gente se pone agresiva y si no acertás un pronóstico quedás pegado. No tengo ganas de eso todavía”.

El equipo de El Inversor recuerda a su padre y lo comparan con él. “Es un honor que me comparen con mi viejo, pero no lo merezco”, expresó en diálogo con la publicación de la Editorial Perfil, y precisó: “Ojalá algún día me lo merezca. Es muy lindo reconocerse en algunas cosas, cuando la gente dice que tengo aguante o carisma. Me falta mucho. Hoy no planeo ser mi papá, planeo hacer este homenaje. Mi carrera encausa por otro lado, quizás termine metiendo en un lugar que nada que ver”.

Consultado sobre cómo lleva el duelo, confesó: “Se me fue algo muy importante, un padre con una relación increíble. Los domingos cuestan mucho. En la semana voy todos los días a la facultad y a trabajar, los sábados tengo El Inversor, me junto a jugar al fútbol y después me quedo estudiando. Los domingos estoy más relajado y empieza a caer la ficha. Todavía no puedo ver un video de mi papá. No hay fórmulas para hacer un duelo, no sé si lo estoy haciendo o no”. 


Redacción de Perfil.com