SOCIEDAD 15 JOVENES ERAN EXPLOTADOS

Imputan por trata de personas al dueño de un campo de marihuana

Foto:Cedoc Perfil

El productor de tomates y morrones S.D.F, que fue detenido el viernes por cultivar marihuana en su campo de Merlo, también fue imputado por trata de personas: 15 jóvenes, de entre 18 y 22 años, que eran explotados laboralmente fueron liberados por los detectives de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, a cargo de comisario inspector Néstor Roncaglia.

El hombre, que hasta el momento de ser arrestado vivía en el Country Club Banco Provincia de Francisco Alvarez, pagaba 150 pesos por jornada de cultivo a los trabajadores que había traído desde Goya, Corrientes. 

Los efectivos de la Policía Federal, que llegaron al lugar camuflados como baqueanos y a caballo, encontraron la plantación y los cuartos donde vivían las víctimas de trata. “Los trajeron desde Corrientes. Dormían en el piso y les daban de comer sólo fideos. Todos ellos fueron rescatados y cuentan con asistencia social y psicológica”, detalló a PERFIL un investigador del caso a cargo del juez federal de Zárate-Campana Adrián González Charvay.

El “agricultor” fue arrestado junto a dos hermanos correntinos, abocados al cultivo, y M.C, un tercer socio encargado de la distribución en sectores de alto nivel adquisitivo.

El proceso de cultivo que utilizaban es único en Argentina: contaba con un sistema de riego artificial por goteo y hormonas. La organización se especializaba en la producción de cogollos, que son comercializados a un valor similar a la cocaína, es decir, 30 mil pesos por kilo y puede rendir 100 mil pesos si es vendido “al menudeo”.
La banda había plantado 2.500 plantas en diez de los cuarenta viveros distribuidos en 14 hectáreas. “El productor aprovechó su negocio legal para ocultar las plantaciones de marihuana. Creemos que este método puede ser utilizado en otros viveros de la zona oeste. Esto es un llamado de atención”, señaló la fuente.



Cecilia Di Lodovico