SOCIEDAD

Imputaron a los organizadores de la fiesta clandestina donde murió una joven

Yésica Emilia Uscamayta tenía 26 años y se ahogó en una pileta. No presentaba “excesos de consumo de alcohol”.

Foto:Télam

La Justicia de La Plata imputó hoy a los cuatro responsables de la fiesta clandestina realizada en una casa quinta de Melchor Romero, donde murió una joven de 26 años. Los hombres están acusados de “homicidio culposo”. 

El informe pericial sobre el cuerpo de la mujer, identificada o Yésica Emilia Uscamayta, determinó además que "en principio" no hay signos de violencia y no presenta excesos de consumo de alcohol, aunque restan estudios complementarios que revelen si ingirió "productos tóxicos".

La causa la tiene a su cargo el Fiscal Álvaro Garganta, quien el viernes tomó declaración testimonial a los agentes de la Subsecretaría de Control Urbano quienes intervinieron en la clausura del evento y consideró como "homicidio culposo" la actitud de los cuatro responsables de la organización, según informó la agencia Télam.

En esa instancia, quedaron bajo la imputación Raúl Ismael García; Carlos Federico Bellone (ingeniero, dueño de la quinta); el empresario dueño de un reconocido boliche platense, Santiago Piedrabuena; y Gastón Haramboure, quien ya fue condenado, en 2009, a 10 años y 8 meses de prisión por la muerte de Juan Andrés Maldonado, crimen ocurrido frente al boliche Alcatraz de Berisso.

La víctima de 26 años era una estudiante de la Facultad de Periodismo de La Plata, que "no sabía nadar", según el relato de Cristian, uno de sus seis hermanos que estuvo con ella en la fiesta.  El hecho ocurrió en una casa quinta situada en 520 entre 159 y 160, en la localidad de Melchor Romero.

La Subsecretaría de Control Urbano aseguró que envió al propietario del lugar, identificado como Carlos Bellone, el 30 y 31 de diciembre pasado, dos notificaciones advirtiéndole que no debía realizar la reunión, pero las mismas fueron desoídas. Los inspectores constataron que el evento se realizó igual y a las 4.12 se labró el acta de contravención 57.734, en donde se dejó constancia de que se clausuraba la fiesta por no contar con la habilitación municipal correspondiente.
 



Redacción de Perfil.com