SOCIEDAD SERAN 19 A FIN DE AÑO

Instalan guarderías en colegios para las alumnas que son madres

El programa busca a reducir la deserción escolar de los jóvenes con hijos. Incluye también a padres. Sólo el 70% termina sus estudios.

Daiana, Claudia, Carla, Johana y Facundo cursan el quinto año de una secundaria en Pompeya y, como cualquier adolescente, sus días transcurren entre  carpetas, libros y los preparativos del viaje de egresados. Sin embargo, a la hora de ir a la escuela, estos alumnos de la EMEM Nº 4 tienen dos mochilas para preparar. A la que los acompañó durante toda su escolaridad, en el último tiempo se le sumó otra: aquella que carga mamaderas, pañales y otros objetos de necesidad para sus pequeños hijos, que en la guardería de la misma escuela esperan reencontrarse con sus padres.

Los cinco estudiantes, como así también otros 47 chicos de esa escuela, forman parte del programa de Alumnas Madres y Alumnos Padres, que impulsa el Ministerio de Educación porteño y que apunta a reducir la deserción escolar de aquellos jóvenes con hijos. El programa, que contempla tutorías y seguimiento de la paternidad adolescente, incluye a 2.870 alumnos –de los cuales, en promedio un 70% termina sus estudios–, y 290 niños (de entre 45 días y cinco años) que concurren a los Jardines de Extensión.

Existen 14 de estas salas maternales y se ubican en escuelas de enseñanza media y de adultos (CENS). La mayoría se desarrolla en el turno vespertino, exceptuando “Pompeyitos”, que funciona por la mañana y también por la tarde. Para este año se prevé la apertura de cinco guarderías más, cuya ubicación se definirá de acuerdo a los índices de vulnerabilidad socioeducativa y a la cantidad de alumnos madres y padres en los establecimientos. Según pudo averiguar PERFIL, los futuros jardines se ubicarían en la zona del Polo Educativo Saavedra, el Polo Barracas y en la Villa 20.

Daiana, está embarazada y la fecha prevista para el nacimiento de su segundo hijo varón es para los primeros días de junio. Cuando su bebé cumpla 45 días, tendrá su vacante disponible en la sala maternal de su escuela, tal como sucedió con su primer hijo. “Es una gran ayuda saber que los chicos están cerca nuestro. Si los bebés lloran, las maestras nos llaman y podemos darles el pecho cuando les llega la hora de comer”, comenta.

Como parte del programa, los primeros martes de cada mes, profesionales del Cesac de esa zona van a las aulas para dar clases de Educación sexual. Para la vicerrectora del turno tarde de la EMEM 4, Adriana Cáceres, “los alumnos padres tienen un régimen de asistencia diferente al resto, con horarios libres, ya sea de entrada, de salida o alimentación para sus hijos. Luego del parto, por ejemplo, a las alumnas se les envía el material de estudio así no se atrasan con los programas”, explica.



Claudio Corsalini