SOCIEDAD EL DUEÑO, IMPUTADO POR ESTRAGO CULPOSO AGRAVADO

Investigan las causas de la explosión que dejó 66 heridos y dañó 200 casas

Pese a que no tenía autorización para almacenar productos inflamables encontraron gran cantidad de bidones de alcohol.

Foto:Cedoc

Donde ahora hay un cráter rodeado de casas destrozadas, con los vidrios estallados y un barrio desahuciado y con temor a sufrir saqueos, funcionaba la fábrica de pinturas y productos químicos que el jueves, pasadas las 20.40 explotó ocasionando 66 heridos. Hasta el cierre de esta edición, seis de ellos permanecen internados, dos en estado grave

La empresa “Químicos Industrial Raponi SRL” funcionaba en Avellaneda 943, en Alta Córdoba y aún se desconocen las causas del estallido por lo que ayer por la noche un equipo de peritos y bomberos trabajaban en el lugar.

Por el hecho el único detenido es Sergio Hilton Raponi, abogado de 52 años, y uno de los dueños de la firma madre Raponi Industrial Química SRL. El hombre quedó además imputado por estrago culposo agravado.

“Estábamos por cenar y escuchamos un ruido que creímos que se había caído un avión en la casa. Después nos dimos cuenta de lo que pasó; todo era un griterío porque los vecinos salieron de sus casas asustados y además quedamos a oscuras”, dijo Mónica, una damnificada que vive a una cuadra de la química. Sobre eso, la vocera de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), Mariana González, indicó a Cadena 3 que “la onda expansiva afectó un transformador ubicado a cien metros que “por medidas de seguridad quedó fuera de servicio”. En tanto, el jefe de la Policía, Julio César Suárez, sobrevolaba la zona en un helicóptero para organizar el operativo de protección a los damnificados ante posibles saqueos

De acuerdo a la primera evaluación de los hechos por parte de los Bomberos, se inició un incendio que luego ocasionó la fuerte explosión en el galpón trasero de la empresa. Afortunadamente no había personas en su interior y utilizando la herramienta Street View de Google puede observarse una gran cantidad de bidones cuyo contenido se desconoce.

En tanto, un taller de chapa y pintura contiguo fue alcanzado por las llamas del incendio y sufrió pérdidas totales. Varios vehículos estacionados en la cuadra sufrieron las mismas consecuencias. Las llamas y los gases emitidos se percibieron en distintos barrios de la capital cordobesa y hasta en localidades del conurbano.

Desde la Municipalidad declararon la zona en “alerta y emergencia” y aseguraron que la firma contaba con habilitación de Bomberos y de la Provincia desde 2009. “El certificado de bomberos fue expedido el 7 de diciembre de 2012 bajo el número 5.981, por cuatro años. También cumplía con el Registro Industrial de la Provincia bajo el número 725.371.001, que fue dado el 15 de mayo de 2014”, detalló José Fernández –director de fiscalización de la Municipalidad.

Los investigadores encontraron una importante cantidad de alcohol líquido en el lugar, una sustancia inflamable, pese a que la empresa estaba habilitada para “fabricación de tintas y pigmentos, fraccionamiento de detergentes y depósito de productos químicos diversos envasados no inflamables”.

En distintos registros comerciales pueden observarse los datos de Sergio Raponi, titular de la firma, quien tiene como socia a Alejandra María Raponi Maron y figura además que hace 22 años mantiene una sociedad con Ethel Noemí Meyer, dedicada a la “fabricación de químicos y perfumes”. Hasta el momento, sólo Raponi está detenido y se espera que declare la próxima semana. Además, se investiga al ingeniero químico Javier Lagares, quien figura como responsable de producción. Este diario se comunicó con el domicilio particular de Raponi y si bien negaron conocerlo, al reintentar el llamado el mensaje grabado en el contestador automático confirmó que el teléfono perfenecía a la familia.

Según fuentes locales esta empresa tenía denuncias de vecinos que habían advertido la peligrosidad de las sustancias que se manipulaban.

 

Informe: Ariel Bogdanov, desde Córdoba.



Gisela Nicosia