SOCIEDAD

La búsqueda de Menghini Rey: una causa mal parida

PERFIL COMPLETO

El juez federal Ariel Lijo procesó y embargó a un grupo de bomberos que participó del rescate de las víctimas de la tragedia de Once por incumplimiento de deberes de funcionario público. El magistrado consideró que no realizaron su trabajo en la búsqueda de la víctima fatal número 51, Lucas Menghini Rey, quien había muerto en el acto pero su cuerpo, sostuvo, pudo haber sido encontrado antes, y no 58 horas después, si los rescatistas se hubieran asomado por la ventana de la cabina donde el joven había viajado. El magistrado alegó que la mochila y parte del cuerpo estaban a la vista con un esfuerzo mínimo, según fotografías, y que no hubiera sido necesario utilizar tecnología para encontrarlo.
La causa contra los bomberos fue gestada por el juez federal Claudio Bonadío, pero meses después la Cámara Federal lo apartó tras considerar que el juez no podía investigar un hecho en el que podría tener responsabilidad. El día después de la tragedia de Once, los bomberos llegaron al andén del accidente para buscar a Lucas. Así lo pudo comprobar PERFIL a través del video registrado por la cámara del andén. En el lugar, se encontraron con una guardia de la Policía Metropolitana que a las 10.31 les impidió buscar a Menghini. El juez Bonadío había dado la orden de que nadie tocara los vagones. Los bomberos lo esperaron para convencerlo.
A las 11.18 trajeron dos equipos especiales para la búsqueda de cuerpos, una especie de endoscopio que ingresa a lugares inaccesibles para transmitir imágenes de video, y el segundo un equipo de rayos X que da una radiografía del lugar, sin alterar la escena. Bonadío llegó a las 12.16. Según consta en un acta policial que reveló este diario en 2012, “el personal de Bomberos le indicó al actuario si habría la posibilidad de instalar una sonda a fin de determinar si en el lugar se encontraban aún restos cadavéricos, a lo cual fue ordenado por Su Señoría que no se modifique la escena hasta tanto se realicen las pericias de rigor, las que se realizarían días posteriores”



Emilia Delfino